sábado, octubre 21, 2006

Vendiendo falsos sueños

Para los que somos un poco fanáticos de toda la saga Matrix, no se nos pasó desapercibida la actuación que tuvo Monica Belluci en la segunda y tercera parte. Era la imagen de la sensualidad y una tentación para el personaje principal de Neo.

Sin embargo, esta actriz, ha reconocido recientemente que, aunque ella sea bella, en casi todas sus imágenes se ha utilizado el retoque fotográfico para hacerla prácticamente perfecta.


X

Lo importante, parece ser, es vender falsos sueños de belleza perfecta; que luego, la adolescente de turno mire la portada de una revista y se sienta frustrada ante una imagen que es falsa, que tiene sólo la base de cierta. Luego vienen los problemas de anorexia y la regulación de tallas en los escaparates.

Sé que siempre es triste no alcanzar un sueño, pero que encima éste sea un sueño irreal, tiene que ser doblemente frustrante. Al menos la actriz lo ha reconocido, otras hubiesen callado eternamente. Su honestidad ha sido un detalle en un mundo lleno de mentiras.

16 comentarios:

eduardo dijo...

Es que el cine es para los guapos, coño. Una de las razones que explica la decadencia del cine español es el feísmo y el espontaneísmo. No me explico cómo la belleza ha dejado de cuidarse en nuestro cine, porque no siempre ha sido así. El feísmo empezó en los setenta. Y hoy, no hay más que ver quienes han acaparado el protagonismo del cinema hispano: Carmen Maura, Victoria Abril, Marisa Paredes...Pilar Bardem, y luego las "modernas", la simpleza y vulgaridad de una Paz Vega, Penélope Cruz...

Yo no sé qué tiene de malo el photoshop, al fín y al cabo solo es una prolongación del maquillaje, que siempre os mejora.

Chesk dijo...

Si me parece muy bien que el cine sea para guapos, ya que pagas por ver una película, que al menos se alegre la vista.

Pero que lo que vendan sea medio verdadero. No es lo mismo un maquillaje, que aumentar pecho, trasero, quitar arrugas, cambiar color de ojos, y demás por potosop.

Si lo hacen que lo digan como ha hecho Bellucci. Y además, todo esto lo he pensado por las ganas que tenían de intervenir en Cibeles y demás pasarelas por la influencia que esos prototipos tienen en la sociedad. Luego se "admite" moralmente la venta de esos sueños falsos.

Elentir dijo...

Eduardo, la belleza que nos venden las revistas no es la belleza humana. La belleza de una persona no sólo reside en unas tetas o unas piernas perfectas. Ése es el problema que tiene no sólo el cine de hoy, sino también el mundo de la moda.

Lo que me entristece es pensar cuántas chicas han acabado enfermas y angustiadas por intentar aproximarse a estos cánones imposibles de belleza. Menuda canallada.

Eduardo dijo...

Me habéis dejado perplejo...Es el mismo discurso anarquista sobre la moda como producción de apariencias y de alienación, una industria canalla que se engrasa con las ilusiones de las jovencitas influenciables; la misma actitud que refleja tan bien "Aurora de esperanza" (de Antonio Sau, 1936).

Otros pensamos que la moda y el maquillaje son estrategias legítimas para modificar las apariencias que los seres humanos han utilizado siempre. Baudelaire escribió "Elogio del maquillaje"; echarle un vistazo.

El maquillaje y la moda son fenómenos universales que surgen espontaneamente. Solo la imposición tiránica (como la actitud antimoda musulamana) consigue impedirlo, y siempre de un modo defectuoso.

La moda (desde la alta costura a las modas urbanas) no produce víctimas sino riqueza, imaginación y libertad. Precisamente la existencia de cánones de belleza impide que se genere mayor angustia social. Es por medio de la imitación a los modelos como los individuos desarrollan su personalidad estética. Y estos modelos no sólo provienen de "las revistas", sino de fuentes mucho más cercanas y del grupo de iguales.

Chesk dijo...

Yo sólo digo, Eduardo, que se diga o que se tenga en cuenta. Igual que todo el mundo sabe que existe la silicona, la cirugía estética variada, liposucciones, extensiones para el pelo y maquillajes variados.

Un factor más, sólo eso.

Que la industria haga lo que le dé la gana, igual las tiendas poniendo en los escaparates las tallas que gusten.

Sé que mucha gente necesita ídolos, y más si están en la adolescencia, pero que sepan que sus ídolos hacen alguna trampa.

A mí, personalmente, lo que hagan la Bellucci and cía, nunca me ha quitado el sueño. Y menos a estas alturas de la película.

Eduardo dijo...

Pero Chesk ¿tú crees que la gente no sabe que el cine, o las revista de moda, son ficción?

El retoque fotográfico es muy anterior al Photoshop, de hecho es tan antiguo como la fotografía. No hay más que ver cualquier retrato del Hollywood dorado, décadas antes de que se inventara el chip de silicio. La verdad, vistas así las cosas (es decir, como son) las declaraciones de Bellucci son una solemne soplapollez.

Es como si le reprocháramos a Nestor Almendros o Sven Nikvist que las actrices salían más guapas en sus películas de lo que son "en la realidad".

Aquí todo el mundo gestiona sus apariencias y, quien más quien menos, "engaña". Es la competencia entre personas, no se puede evitar.

Chesk dijo...

Pero Chesk ¿tú crees que la gente no sabe que el cine, o las revista de moda, son ficción?

Si supieras lo que anda suelto por ahí...

Freman dijo...

Yo, por ejemplo, soy miope, pero siempre me he negado tanto a usar gafas o lentillas como a operarme. ¿El motivo? Pues que así todas las mujeres me parecen más bellas. Cuando tenía 10 años me midieron la vista y me pusieron unas lentillas... y a los tres días las tiré en un charco y dije que se me habían perdido. La gente me parecía horriblemente fea cuando las veía bien enfocadas.

Anónimo dijo...

¡Hola Chesk!
Bueno, yo estoy en contra de todo lo que aliene al ser humano, y sin embargo, quizás sea falto de carácter, te mentiría si te dijera que me disgusta la belleza.
Que hay más cosas yo lo sé (afortunadamente, pues no soy George Clooney como para aspirar a conquistar a la Belucci). De cualquier manera me ha encantado el post. Perdonando mi falta de imaginación, me gustaría republicarlo. Y también quería preguntarte si dejaste un comentario en mi blog bajo el pseudónimo de chess.
Gracias como siempre, y un abrazo desde Bogotá.

Chesk dijo...

La verdad, Freman, ser miope te puede evitar ver las cosas más horrendas. Y no sólo la falta de belleza. A veces ser ciego es más un don que un defecto.

Thilo, no tienes que pedir permiso, puedes coger cualquier post mio cuando quieras. :)

Sí, Chess soy yo. Se me logueó la cuenta de gmail en vez de la de blogger y monté un pequeño jaleo...ups.

Rictus Morte dijo...

Por un lado uno empieza a pensar como Eduardo. Somos libres de seguir o no las modas -así como de pensar que la moda es arte o no-. Pero luego empieza nuestra libertad a chirriar un poco y es que la responsabilidad va asociada a la misma y cada acto entraña una consecuencia de la que somos más o menos responsables, según haya sido más o menos libre el acto.

Y esa responsabilidad es mayor cuando nustros actos afectan a los demás. Y aquí es donde surge el problema, en este caso, de las adolescentes impresionables y del engaño constante al que se ven sometidas. A veces he deseado poder sentir y pensar aunque sea por un día como una chica para saber por qué les influyen tanto estas cosas. Lo cierto es que nunca lo he conseguido pero el hecho es ése aunque no entienda el porqué, y hace bien la Belluci al decir lo que ha dicho. Hay que rasgar las apariencias.

La fantasía es bonita siempre que uno tenga los pies en el suelo. En cuanto uno empiece a pensar que los elfos existen... ¡Malo!

Chesk dijo...

La fantasía es bonita siempre que uno tenga los pies en el suelo. En cuanto uno empiece a pensar que los elfos existen... ¡Malo!

Qué razón tienes, Rictus. Creo que muchas tonterías que se hacen es cuando uno se cree que está a jornada completa en los mundos de yuppi.

marce dijo...

monica no solo es honesta reconociendo lo que las demas callan,ademas no vende el tipo de belleza anorexica que tento daño hace a las jovenes,para mi es la mujer mas hermosa del mundo,con sus mas de 40 años y sus kilos,con retoque y sin retoque.

Chesk dijo...

Marce, un placer tenerte por las baldosas amarillas. :)

Bellucci, da una imagen de mujer no anoréxica, gracias a Dios, pero también provoca otros complejos. Por ejemplo, habrá mucha niña que le pedirá a sus papás una operación de aumento de pecho al ver que todas las actrices tienen tallas...poco naturales.

Alexwing dijo...

el pecho de monica creo que es totalmente natural, es una mujer de cierta edad lo que no se puede pretender es que con 18 años tengas el pecho de ella.

Chesk dijo...

alexwing, estás totalmente en lo cierto, pero eso hay que dárselo a entender a mucha niña que pide de regalo de los 18 años tres tallas más de sujetador. En cuestión de complejos, da igual que lo de Bellucci sea natural o artificial, ellas sólo ven que no tienen la misma "personalidad".

Por cierto, bienvenido a las baldosas amarillas. :)