lunes, octubre 09, 2006

Flor rara

Llevo varios meses dando mi opinión sobre asuntos un poco dispares y variados. Sin pretenderlo, he fabricado como una especie de diario de la evolución de la sociedad española; casi siempre quejándome, aportando mi visión contraria a la mayoría de aspectos tratados, prácticamente un poco enfurruñada, y sintiéndome como una de flor rara en medio de un oasis de esquizofrenia múltiple.

Hoy es lunes, y lo siento, no tengo energías suficientes para comentaros la siguiente noticia. Creo, que con el titular ya tenemos bastante:

La nueva Ley del Menor apura su tramitación parlamentaria ya que mañana llegará a la comisión de Justicia e Interior del Senado después de su debate en ponencia a puerta cerrada. De todos los flecos pendientes, el más relevante es el que afecta a cómo queda una enmienda asumida por los socialistas en el Congreso y que establece que la ley pueda aplicarse a los menores delincuentes que rebasen los 18 años, de modo que entre esa edad y los 21 años no tengan que ser internados obligatoriamente en una prisión sino que sean derivados a centros de internamiento de menores.
Se supone que tendría que decir que qué asco de políticos que siguen apoyando propuestas que anulan el concepto de madurez y responsabilidad de los jóvenes; leyes, que sólo dan lugar a que el que cometa una falta no sea castigado; políticas, que en vez de favorecer que los menores de hoy en día sean nuestros mayores del mañana, sólo nos llevará a miles de personas sintiéndose eternamente Peter Pan en el país de nunca jamás; pero, mi nivel de saturación ha llegado a límites insospechados.

http://www1.istockphoto.com/file_thumbview_approve/779218/2/istockphoto_779218_strange_flower.jpg

Me conformo con pensar que qué culpa tengo yo de ser una flor rara, o que al fin podré teletransportarme a un sitio alejado de tanta idiotez supina . En este mundo, gracias a Dios, nada deja de ser imposible.

8 comentarios:

Freman dijo...

Estoy de acuerdo con el sustantivo, pero discrepo del adjetivo. En todo caso, las flores raras son las más apreciadas, sobre todo cuando la mayoría se conforma con ser un cardo borriquero. No dejes que te marchiten, Cheska.

Eos dijo...

Que razón tienes, pero no creas que eres rara, somos muchas las personas que pensamos como tú, al menos en este tema claro :-)

Elentir dijo...

Chesk, la rara no eres tú. Raro es todo lo que está pasando. España está viviendo unos momentos anormales.

Que conste que a veces me pasa lo que a ti. Me pongo a navegar por la red, a ver un montón de cafradas, de zafiedades, de burradas y de abusos de todo tipo, y se me quitan las ganas de escribir nada en mi blog. No había sentido este hartazgo desde los tiempos del felipismo.

Chesk dijo...

Gracias a los tres.

En realidad no me ha entrado bajón, ha sido ya cansancio. Cuando he leido en los titulares de la razón lo del aumento hasta los 21, ya he pensado que ésta es la última gilipollez que me tocaba leer.

Me he sentido como un bicho raro, o más bien, en este caso, una flor rara que se indigna ante cosas que el resto, o le parece bien, o pasan olímpicamente.

Y la sociedad de hoy, está fabricando lo que será nuestro futuro. Miedo me da para lo que puedan llegar a vivir mis hijos.

cruzcampo dijo...

Bueno, pues mayoria de edad a los veintiuno para todo, porque bajan la edad para ventajas y la suben para incovenientes.
Oye hay formas de teletransportarse.Y las flores rarillas son las mas apreciadas es verdad.

Elentir dijo...

Imagínate que ponen la edad de voto a los 21... ¡La que se armaría!

A todo esto, ¿no será otra cesión de ZP para que se vayan de rositas los mocosos de la kale borrika?

Don Nacho dijo...

La sociedad esta sucia, y paso de hacer el chiste porque este tema encabrona un web.

Creo que es importante encontrar una tripulacion que te garantice un buen teletransporte.

No te sientas rara Chesk, estamos muchos en el mismo barco :)

Chesk dijo...

Bueno, Nachito, sí soy un bicho raro, pero...eso es otro tema diferente a este post. xDDD.

Por cierto, he oido a algunos periodistas que piensan igual que nosotros en este post sobre la nueva ley del menor. Menos mal que no somos los únicos.