martes, diciembre 19, 2006

El otoño más caluroso

Hace unas semanas, caminaba tranquilamente por una famosa calle abarrotada de comercios. De vez en cuando, me paraba en algún que otro escaparate para observar sus productos y deleitarme un poco la vista. Hubo uno que me llamó mucho la atención; tenía varios abrigos detrás del cristal y todos estaban rebajadas bastante de su precio original. Me fijé si la tienda estaba de liquidación, de saldos, o algo similar, puesto que no es normal que antes de Navidad las rebajas lleguen a este tipo de establecimientos (y más ésa, precisamente). Y nada, todo estaba supuestamente en su sitio.

Según seguía caminando, mentalmente, creo que di con la respuesta a esta incógnita. Era bien sencilla, no creáis:
Este otoño-invierno ha sido el más caluroso desde tiempos de la inquisión, cuando toda Europa se estaba matando entre sí por conflictos variados. Por ello, esta tienda no habría vendido todos los abrigos que pensaba al comenzar la temporada y ha tenido que recurrir a la estrategia comercial del descuento antes de tiempo.


El clima tiene sus pequeñas oscilaciones y siempre está el aprovechado de turno que le echa la culpa de éstas al cambio climático y a lo irresponsables que somos con la utilización de los recursos del planeta. Sólo sé que, hasta hace unos días, yo no he sacado el gorro, la bufanda y los guantes puesto que no los necesitaba; y también, que parece que el tiempo se ha vuelto más loco de lo habitual. Tal vez, le ha dado envidia de ver cómo se comportaban los habitantes de este pequeño planeta Tierra y se ha puesto a imitar las actitudes, locuras y actos incomprensibles de ciertos individuos. Nos tocará quedarnos con la incógnita.

7 comentarios:

Freman dijo...

La culpa es de Faetón: se empeñó en manejar el carruaje de su padre Helios, pero perdió el control más o menos a la altura del Escorpión, y Zeus lo fulminó con su rayo para evitar que destrozara el Universo.

Desde entonces, el eje de la Tierra tiene una inclinación de cerca de 27 grados, y hay una mancha blanca en el cielo nocturno, que la gente llama Galaxia y que es simplemente la huella del carruaje tirado por aquellos caballos desbocados. Ah, y cada dos mil años, los viejos dioses son sustituídos por nuevos dioses, y todo vuelve a empezar.

Freman dijo...

Por cierto, si alguna vez llegas al bar Escorpión, cerca de la orilla del río Erídano, vigila bien qué te pone para beber la barmaid. Si es un cóctel oscuro, no lo bebas, que no es un cubata, sino agua del Leteo. Su propósito es borrar tus recuerdos para que olvides quién fuiste: distrae a la camarera preguntándole si conoce a un tal Gilbert Gabriel Mesh. Es mejor que esperes a Caronte, el barquero, y que tengas una moneda a mano para pagar para que te lleve a la otra orilla.

O quizás ni siquiera necesites la moneda. Ya conoces la canción: las niñas bonitas no pagan dinero.

elentir dijo...

El otoño habrá sido calentito, pero el invierno está llegando con todas sus galas: ahora estamos a 2 o 3 grados en las Rías Bajas, lo cual no es nada habitual. Brrrrr... los frioleros no estamos hechos para estas temperaturas...

Chesk dijo...

Con mi suerte, Freman, seguramente el barquero me dejaría pasar sin dar una moneda a cambio, pero me temo que tendría a más de uno que quisiera hundir la barca; aunque fuese con discretos cañonazos. :)

Elentir, sí, hace un frío horrible, pero reconoce que hemos estado en la gloria. No ha sido un otoño normal, la temperatura ha sido bastante más alta. Tal vez sean las oscilaciones típicas, pero con tanto cambio climático yo me empiezo a mosquear.

elentir dijo...

Bueno, si te refieres al calor, sí que ha hecho un calor nada habitual en otoño. Eso sí, no recuerdo un otoño con tantos temporales seguidos desde hace años, así que a pesar del calor, los gallegos tampoco podemos decir que hayamos estado de gloria... :-(

Freman dijo...

Sería horrible que la temperatura del planeta subiese unos grados. Perderíamos todo el turismo sueco y parte del finlandés.

elentir dijo...

Y aquí tendríamos que conducir hasta la playa de Samil... en submarino. :-)