jueves, septiembre 14, 2006

Tomarse la justicia por su mano.

Se llama José Enrique, tiene veinticinco años, y el lunes tuvo que salir de su casa en ropa interior, descalzo, para defender a su madre de la agresión que estaba sufriendo. Su propio padre estaba asestando una puñalada en el cuello a la mujer cuando él y su hermano - al escuchar los gritos de socorro- bajaron al portal a defenderla; corrieron tras él sin parar, y cuando le pillaron, la emprendieron a golpes, puñetazos, y todo lo que pudieron en ese momento; en la calle los vecinos sólo escucharon frases como: "cabrón, no vas a volver a tocarla" o "jamás podrás hacerla daño otra vez".

El agresor está en la unidad de cuidados intensivos y ellos en libertad con cargos.

José, junto con su familia, ha estado viviendo una situación de acoso durante diez años; la justicia sólo ha dictado órdenes de alejamiento pero, al no existir un precedente de agresión, el maltratador ha estado libre haciéndoles la vida imposible sin que nadie impidiera tal suceso.

Podréis decir que para qué demonios os cuento toda esta crónica de sucesos de la vida cotidiana española; pero, yo sólo pienso en qué falla nuestro sistema judicial para que sean los propios hijos los que se tengan que tomar la justicia por su mano y evitar la muerte de su madre. No sé si debido a que tenemos un trauma postfranquista hemos hecho leyes de papel, que en la práctica sólo benefician a los culpables y martirizan a las víctimas, pero, lo que es evidente, es que nuestro estado de derecho no funciona y siguen por las calles todos esos sujetos indeseables.



Nuestros propios complejos, los heredados, o los que nosotros mismos hemos fabricado, van a provocar que más gente tenga que hacer como José, y por desgracia, tomará la justicia por su mano. Todo está por llegar.

14 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Cuando no hay Justicia se abre la puerta a la Venganza.

Esto lo tienen claro hasta las víctimas del terrorismo.

Lo malo es que Rodríguez el Traidor cada día está mas descontrolado y no hace nada más que giliprogreces como meternos en la Cumbre de países no alineados, ahí, con todos los hijoputas mayores del planeta.

avanti dijo...

Yo no diría que el Estado de Derecho falla.
La demagogia, la cutre identificación entre sensibilidad y sensiblería y, en mi opinión, sobre todo la escasa educación generan este tipo de monstruos.
Desde un punto de vista político estimo que es también causa de tan sangrientas actitudes la dicotomía de los extremismos ideológicos en el sentido de que ó has de ser 'el primero', el mejor' ó someterte a la masa.
Así es dificilísimo pensar en la bondad natural¡
Y sin embargo, como optimista que quiero ser, pienso que aun existe.

Freman dijo...

¿Y es malo intentar "ser el primero", o "ser el mejor"? Hombre, si careciéramos de competitividad, como las piedras, iba a resultar difícil que nos matáramos entre nosotros. ¿Se trata de eso?

El que haya todavía hijos de putas que intenten matar mujeres a cuchilladas es más bien síntoma de dos cosas:

1- El machismo imbécil que heredamos, junto con otros tipos de fanatismos, de los árabes.
2- La impunidad. Matar sale barato.

La paliza que le dieron sus hijos, por otra parte, me parece de justicia. Deberían estar en libertad sin cargos. Pero nos asusta más lo segundo que lo primero. Ya lo dice el "ínclito" Javier Urra: "tendríamos que femeneizarnos". Yo comenzaría por castrar al propio Urra, a ver qué tal le va. Quizás no note la diferencia.

spike_mandrake dijo...

Libertad con cargos: ese es el regalo que hace la Justicia española (que no la Justicia real) a aquel que repele una agresión, a aquel que defiende a una victima, a aquel que se defiende.
Si, Chesk, vivimos un trauma post-franquista en el que se ha pasado de temer a la Autoridad a que la Autoridad tema al ciudadano y no haga nada por intervenir en la vida de este.
El sistema judicial tiende a dar la razón, de una forma marcadamente escatológica, al criminal, ya sea por motivar una reinserción o porque se consideran atenuantes su raza, su religión, su etnia ... es asqueroso.
El camino de la justicia por su mano es una vía que a la larga dará la razón a todos aquellos que queremos un sistema legal que proteja al ciudadano frente al criminal, no un sistema legal que protege al criminal para aterrorizar al ciudadano (que es lo que quieren todos los gobiernos: que el ciudadano tenga miedo para autojustificar su existencia).
Por ejemplo, el sistema penitenciario se basa en la reinserción social en vez de la venganza: puedo entender que se reinserte el que ha robado para comer, pero un terrorista lo dudo.
La policía evita intervenir en discusiones o agresiones porque tienen miedo de que encima, si dan un golpe, se les acuse a ellos.
Hasta dieron ordenes a la Guardia Civil de no disparar hasta que les disparasen.
Mira, si lees esta noticia, verás un ejemplo: si te llevan a juicio por matar a un perro agresivo, ¿cómo no te van a llevar a juicio por matar a alguién que te intenta disparar o apuñalar?
Mierda de país y de legisladores terroristas: si, terroristas, porque sus leyes contribuyen a sembrar el terror en la sociedad.

Freman dijo...

... y ojo, que no estoy diciendo que la justicia deban tomársela cada uno por su cuenta. Pero aquí, como somos tan "especiales", en algún momento decidimos que la justicia tampoco debía aplicarla el Estado... porque quisimos quitarnos responsabilidades delegándola en Dios. Lo que ha pasado es que se nos ha olvidado ese pequeño detalle. El resultado: nadie aplica la justicia en este país. Y no es una majadería ni ganas de incordiar: o carecemos de todo sentido de la justicia, o es que esperamos que la aplique alguien que no está por la labor... o que simplemente no está.

¿Por qué, si no, tantos escrúpulos para aplicar la pena de muerte a un etarra sanguinario, como Parot o el De Juana de las narices? El problema de estos "humanitarismos" exacerbados, por llamarlos de alguna forma, es que terminarán por impedirnos, por culpa de consideraciones humanitarias, que matemos animales para alimentarnos. Vamos de cabeza a eso, ya lo veréis. Entonces, nos barrerán de la faz de la Tierra pueblos con menos escrúpulos morales.

A mí cuando me dicen esa tontería de "ojo por ojo, y todos terminaremos ciegos", lo primero que me viene a la cabeza es que ahora los únicos que pierden ambos ojos son los buenos, mientras que los malos conservan los suyos.

Freman dijo...

Mierda de país y de legisladores terroristas: si, terroristas, porque sus leyes contribuyen a sembrar el terror en la sociedad.

En efecto... pero el "buenismo" no es sólo de Izquierdas. Hay "buenistas" en todo el espectro político. El "buenismo" no es más que una idea-virus que se retroalimenta y crece... hasta que mata a la víctima, o la reduce a un estado en que ya no puede crecer más. ¿Sabéis qué es el jainismo? Es la religión hindú de esa gente que van desnudos y barriendo el suelo antes de pisar, para no matar ni un gusanito. Cada pequeño bicho infecto es sagrado para ellos. Imagináos que una religión de este tipo "contagie" a todo un país.

¿Sabéis cuál fue de las causas de las sucesivas crisis por las que pasó el antiguo Egipto? Entre otras cosas, el ideal que se formaron sobre la belleza femenino: señoritas pálidas, demacradas y con las caderas estrechas, como las princesitas de la corte de Akhenaton cuyos retratos han llegado a nuestros días. Resultado: parir se hizo complicado en el antiguo Egipto, porque el canal de parto se estrechó en unas pocas generaciones. De modo que se paría poco, y cuando se paría, o había gran riesgo para la madre, o para la propia criatura. Y todo por un ideal estético que prendió en sus cabecitas por pura casualidad.

Chesk dijo...

Avanti, me refería a que este sistema es un fracaso por un simple razonamiento. Estos hijos, han tenido que ir después de diez años, no un día, ni dos, ni tres, de condenas, denuncias, a casi matar a su padre, porque la justicia no lo metía en la cárcel...hasta que haya una agresión.

O hasta que haya la última agresión que suele ser el depósito de cadáveres.

Nos hemos vuelto de mantequilla. Tenemos un código penal muy grande, muy gordo y extenso, pero que parece que se va a aplicar al mundo de Oz en vez de a España. ¡Basta ya!

Spike, jamás he entendido lo de la reserción social. Creo además que somos de los pocos países de Europa que contemplamos tal término, o que somos tan tontos e ilusos que creemos que se va a llevar a cabo. Y tienes razón, nuestra policía se dedica a detener a gente - eso sí, con mucho mimo y mucho amor - pero luego es la justicia la que los deja libres.

Me imagino que Txapote no debería salir de la cárcel en su vida...en teoría.

Freman, creo que nadie se alegra de que hayan tomado estos chicos la justicia por su mano. Más bien, lo que atemoriza, es que haya más gente que se vea forzada a esta situación. Eso es lo que asusta.

Un abrazo a todos.

cruzcampo dijo...

Hay que aclararse de que es lo que queremos.

Una sociedad libre y democratica pero donde el crimen es castigado duramente , donde hay un ambiente de que el que la hace la paga, es algo que no se puede construir sin el apoyo de la gente.

Y normalmente la gente no apoya la dureza judicial, o si?

Incluso tiene poco respeto a la policia, brama con las penas excesivas o esta logicamente en contra de la pena de muerte, y no digamos ya temas como Guantanamo, o el visto bueno a la negociacion con Eta por la paz... etc etc.

Eso si, cuando asesinan a un ser querido, entonces resulta que la ley era blanda y queremos matar al asesino para hacer justicia.

Entonces si habia que haberle encerrado de por vida para evitar que cumpliera sus amenazas de muerte.

Y las cosas no son asi.

( Y no hablo de estos chicos que seguro que son muy coherentes, hablo del cacao mental que llevamos en general)

cruzcampo dijo...

Otra cosa es como frenar el motivo.

El motivo por el que pasa esto, motivos ya de frustraciones y situaciones de celos o la famosa perdida de poder frente a sus mujeres, en gente con instintos violentos y homicidas mas o menos encubiertos, y que bastan unas condiciones de impunidad y rabia para activarse.



( Machistas, si, pero machistas lo son tambien muchas mujeres. Muchas solicitan el hombre machista. )

Chesk dijo...

Hay que aclararse de que es lo que queremos.

Recuerdo hace unos años, que en un bar de copas que solíamos frecuentar, un marroquí se negaba a pagar, a irse, en fin, se negaba a todo.

El dueño, hasta las narices, llama a la policía para que se lo lleven. Cuando ésta llega, el borracho no quiere irse, les intenta agredir, y al final, entre cuatro hombres le meten en el furgón.

Hasta ahí, todo normal. Lo que me indignó, es que había gente a mi alrededor que se estaba quejando de las formas...¡De la policía! ¡Que cómo estaba tratando al pobrecito marroquí!

Ese día me di cuenta de que teníamos un grave problema y que nos hemos convertido en una sociedad de mantequilla.

A ver cuánto tardamos en derretirnos.

Albiac dijo...

Sinceramente espero que ser libres y demócratas no implique que tengamos que rebajarnos a la justifición de los asesinos y violentos. Aún así sigo entendiendo todo lo que expresas.

Por cierto vaya pedazo de blog. Felicidades.

Chesk dijo...

Gracias Albiac por tus palabras.

Ojalá como tú dices no tengamos que cambiar nuestra actitud, pero se presentan tiempos difíciles. Y si no, fíjate con lo que ha pasado con las palabras del Papa. No estamos para intentar comprender a los intolerantes; tarde o temprano terminarán comiéndonos.

Salva dijo...

Yo creo que todo lo referente a la violencia doméstica no es más que un problema de EDUCACIÓN que tenemos en la sociedad de hoy en día. Tal vez -y no quiero asegurarlo pues no soy ningún erudito en la cuestión- el problema es que anteriormente se veía a las mujeres -esposas- como una más de tus propiedades puesto que ella siempre estaba en la casa cuidando la casa y a los hijos mientras que el marido trabajaba; creo que no me equivoco si digo que es muy posible que el hecho de que ahora las mujeres esten más integradas en la vida socio-laboral ha hecho que florezcan este tipo de problemas.

Insisto, creo que es un problema de educación. Aquellos hijos que hoy lo ven en sus padres cuando son pequeños, cuando pasen los años y sean mayores ellos también lo harán igual porque así lo han visto de pequeños.

Chesk dijo...

No sé, Salvi. Sinceramente creo que antes ocurría igual, lo único que no nos enterábamos tanto. Mujeres maltratadas ha habido siempre, y peor; antes había que pedirle dinero al marido, y ahora nos valemos por nosotras mismas.