viernes, marzo 30, 2007

Soledad

No sé como se llamaba, ni qué le ocurrió exactamente, por lo que me permito divagar un poco. Pienso que llegó a su casa, cenaría, se ducharía, vería un rato la televisión; la apagaría ante el aburrimiento que ésta genera; bebería sin parar y cuando ya no quedaba más aguante se tiraría en su cama para intentar dormir. Y ahí se quedó, cerró los ojos y no volvió a despertar. Nadie se dio cuenta de que él faltaba; ni prestó atención de por qué ya no aparecía por sus lugares habituales, ni subía y bajaba las escaleras de su portal.

Se tiró muerto siete años hasta que una vecina llamó a sanidad por los malos olores. Tantos años es un espacio de tiempo demasiado grande para que ni tus acreedores se acuerden de ti; los seres queridos me imagino que no los tenía. Debería ser algo desconocido para él.

También, puedo pensar en el caso de una madre longeva, con un hijo discapacitado que cuida con esmero. Lo que ella no sabe es que va a fallecer por causa natural en su casa y su hijo, al no ser atendido por nadie ni tener contacto con más personas, morirá por inanición. Sí, de hambre, un suceso prácticamente desaparecido en España.



Y así, podría relatar más casos de personas que cierran los ojos y no vuelven a abrirlos pero que nadie pensará qué demonios les ha acontecido. Ni hijos, sobrinos, primos, amigos o hermanos. Viven en un estado de soledad donde poco importa qué pasa con ellos y con sus sentimientos.

A esta situación no se llega de la noche a la mañana. Familias con uno o dos hijos que cada uno puede tomar su camino y no volver más; venta por los medios de comunicación que las personas exitosas son esos profesionales sin vida ni familia; situaciones en la que se admira a la persona solitaria como modelo a seguir.

Se olvidan de contar que, pasados los años, estos lobos solitarios - o que han vivido tragedia tras tragedia -pueden morir en su domicilio y nadie darse cuenta de que no están; sólo los malos olores avisan de que una persona se ha ido y ya no volverá jamás. Triste forma de dejar este mundo.

Actualización: se llamaba Pedro y sí murió en su cama. Obesidad mórbida, síndrome de Diógenes, su cadáver contribuyó al correcto funcionamiento de la cadena trófica. Más detalles, aquí.

27 comentarios:

Rictus Morte dijo...

Estoy de acuerdo contigo. La sociedad fomenta el egóísmo de una vida para uno mismo, cuando eso lo que genera es tristeza y soledad. La familia, si no se tiene, hay que buscarla. Y nunca dar la espalda a tus seres queridos aunque sean muy "cargantes".

Freman dijo...

Run, run rabbit run
Dig that hole, forget the sun,
And when at last the work is done
Don't sit down it's time to start another one

For long you live and high you fly
But only if you ride the tide
And balanced on the biggest wave
You race toward an early grave.


Saint Pink Floyd
Breathe, Time

Carlos Paredes Leví dijo...

Personas sencillas que dejan el mundo sin hacer ruido, como esos retrasados que, antaño, eran encerrados en los oscuros sótanos de las casas.
Triste.

Freman dijo...

... o como los ermitaños que se retiraban del mundo intentando escuchar otras voces. No creo que los casos contados por Chesk tengan que ver con eso, pero también habrá, digo yo.

Los santones del hinduísmo, por ejemplo, no solían ser gente con la olla abollada. Al contrario, la doctrina "oficial" era que, primero cumplieses con el mundo, y sólo tras tener hijos y lanzarlos al mundo con su vida resuelta, podías dedicarte a la meditación y a la soledad.

Mi teoría es que la Medicina ha logrado que vivamos tanto tiempo que a veces no sabemos qué hacer con él. Yo mismo me siento más que satisfecho con lo que me ha dado la vida hasta ahora. Quiero más, por supuesto, como todos, pero no siento miedo ni temor al futuro. Aunque me fuese lo peor posible, lo que ya atesoro no me lo quita nadie.

Y es que a veces es muy importante vivir sin miedo.

El Cerrajero dijo...

# Chesk, si lee tu entrada Pepino Blando se va a echar a temblar porque así es como va a acabar: con gabardina roñosa, sin afeitar, mugriento, en un portal y con una botella de alcohol barato mal camuflada en una bolsa arrugada de papel...

Freman dijo...

... o peor aún: durmiendo en el sofa de casa de la Ruby.

Chesk dijo...

Rictus, cada vez que veo algo en la televisión me fijo en qué se nos vende. Muchos son seres solitarios que entran en un apartamento vacío todas las noches y no tienen mensaje en el contestador. Y son los que triunfan.

Personas sencillas que dejan el mundo sin hacer ruido

No creo que sean sencillas, sino mas bien desgraciadas. No tienen a nadie que les recuerde, ni que pague su entierro. Tampoco es cuestión de irse de este mundo dando todo un concierto, pero sí que alguien se digne a decir un mísero descanse en paz. Es una vida la que desaparece, no una cucaracha.

Y es que a veces es muy importante vivir sin miedo.

No estoy de acuerdo. El miedo puede atenazar un poco los sentidos, cometer algún que otro acto inclasificable, pero nos dibuja como personas. Alguien que no tiene miedo, es que no tiene nada que perder. Y todos tenemos cosas que queremos y jamás querríamos perder.

Cerrajero...eh...me conformo con que, si tuviese la desgracia de que Pepiño pisara este blog, se mentalizara de los problemas que hay en la sociedad en vez de Irak, Irak e Irak.

Un abrazo.

Freman dijo...

Alguien que no tiene miedo, es que no tiene nada que perder.

A eso aspiro. El deseo de la posesión es la causa de todo sufrimiento. Parece un tópico, pero me he convencido de que es verdad. Es verdad también que no todo el mundo puede soportar la idea. Y soportarla no hace a nadie mejor. Sólo diferente.

Carlos Paredes Leví dijo...

Lo de personas sencillas no era en modo alguno peyorativo, sino más bien lo contrario. Creo que quienes pasan por experiencias de ese tipo tienden a la introspección y obvian frivolidades de forma, entre otras cosas porque la forma suya apenas se exterioriza.
Me resulta un tema penoso y muestra, una vez más, la fatalidad de algunos destinos, la insolidaridad e intolerancia de otros, y las injusticias que la vida reparte sin el más mínimo remordimiento.

Militos dijo...

Lo mires por donde lo mires es lo más triste que puede sucederte. Creo que la soledad se la fragua uno mismo. El que está solo es porque no sabe darse a los demas y a veces cuesta mucho ayudar a esas personas porque no permiten ningun acercamiento interior. De todas formas en ocasiones, lo que daría una por un poco de soledad.

Chesk dijo...

El deseo de la posesión es la causa de todo sufrimiento

A veces, no es miedo por falta de posesiones, sino a cosas más intangibles y que no se pueden comprar.

Precisamente, lo que el dinero no puede arreglar, suele ser lo que más miedo tenemos a perder.

El miedo es necesario, Freman, aunque sea en una pequeña dosis.

tipo tienden a la introspección y obvian frivolidades de forma, entre otras cosas porque la forma suya apenas se exterioriza.

Me imagino que cuando una persona cae en ese agujero de tal manera, es muy díficil ponersa escalarlo para intentar salir. Y así se quedan, en su mundo, sin querer recibir ayuda o sin nadie alrededor que se dé cuenta de qué les está ocurriendo.

Lo mires por donde lo mires es lo más triste que puede sucederte

Totalmente de acuerdo, Militos :(

Yo conocí el caso de una mujer que se encontró a su madre muerta después de dos días fallecida. La anciana se había muerto durmiendo, sin sufrir.

Ahora, que ella ya es mayor, tiene dicho a sus hijos que se tienen que llamar todas las noches. Creo que se le ha quedado grabado de por vida.

Un abrazo a todos.

Freman dijo...

El deseo de la posesión es la causa de todo sufrimiento

:) No, no me refería a "posesiones materiales". La frase es uno de los clichés del budismo. En una forma menos esquemática, es una de las Cuatro Nobles Verdades, que son la base de lo que enseñó Buda. (etcétera, etcétera).

Sería un poco más exacto hablar del "apego", pero "apego" tiene también una semántica ya marcada en español.

En fin, para no marear, que me refería a eso.

(un día en que estés a solas, tengas tiempo y estés de buen humor, haz un "experimento mental": ¿bajo cuáles circunstancias renunciarías a alguien a quien quieres? es sólo un experimento mental, no algo que yo mismo haya hecho, pero creo que es interesante, y la respuesta iba en esa dirección)

cruzcampo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cruzcampo dijo...

¿bajo cuáles circunstancias renunciarías a alguien a quien quieres? es sólo


Bajo circunstancias de esas que se llaman de "fuerza mayor", pero es dificil definir cuales.
Tambien teniendo la certeza de que ese alguien esta mejor sin ti o de que su felicidad es lo primero y necesita otras cosas que tu no puedes darle, no es un experimento mental tan abstracto, ocurre mas de lo que parece, pero no es facil si no hay disciplina mental suficiente para ello.

Tampoco renunciar significa desaparecer del mapa, simplemente podria ser no estar en su espacio inmediato.

Y tampoco hay nada que garantice que no se va a sufrir. No hay formulas perfectas, huir del sufrimiento no se puede las veinticuatro horas, es un proceso agotador.

El Cerrajero dijo...

# Chesk, a Pepino Blando sólo le preocupa pagar el chalé de lujo que se acaba de comprar hace poco.

# Freman, muy bueno lo del sofá xDDDDDD

Carlos Paredes Leví dijo...

Chesk:
Me viene a la memoria cierto libro que editó, en Españam Mondadori hace unos años: "Vidas de hombres no ilustres". Me gustó mucho.
Ah, me olvidaba; el autor es Giuseppe Pontiggia.

Peggy dijo...

por desgaracia , y por cuestiones de trabajo conozco varios casos de ese tipo , es la soledad y el desarraigo y aveces ni ellos mismos se dejan cuidar ...una lastima

Chesk dijo...

¿bajo cuáles circunstancias renunciarías a alguien a quien quieres?

He pensado eso miles de veces, no creo incluso que lo tuviese que hacer más, en especial por sanidad mental básica.

Y lo tengo muy claro coincido bastante con lo dicho con Cruz:

Tambien teniendo la certeza de que ese alguien esta mejor sin ti o de que su felicidad es lo primero y necesita otras cosas que tu no puedes darle

Aunque para tomar esta decisión, haya que pasar cosas demasiado graves. Y meditarlo muy bien.

No me valdría el yuyu de un día.

# Chesk, a Pepino Blando sólo le preocupa pagar el chalé de lujo que se acaba de comprar hace poco.

Si, lo sé...pero de ilusiones también vive el hombre. :)

Me viene a la memoria cierto libro que editó, en Españam Mondadori hace unos años: "Vidas de hombres no ilustres". Me gustó mucho.

Gracias, Carlos. A ver si lo encuentro en la Biblioteca, y me lo agencio para estas vacaciones.

es la soledad y el desarraigo y aveces ni ellos mismos se dejan cuidar

Ése es el problema. Se les acabó las ganas de luchar, y tampoco dejan que les ayuden.

Son, en cierta manera, su peor enemigo.

Freman dijo...

He pensado eso miles de veces

Es verdad que hay una asimetría en esos casos: casi siempre la mujer elige. Y claro, es muy raro que se vea obligada a tomar una decisión drástica en muy poco tiempo.

De todos modos, lo que quería decir mucho antes de sacar ese ejemplo, es que no sólo es el dinero o sus equivalentes materiales y el sexo lo único que se suele desear. Está también, por ejemplo, el "poder", y no necesariamente el que se deriva del dinero. Es un tipo de tentación que no "sufre" todo el mundo, porque no siempre existe la posibilidad. Y existe también el deseo de la posesión de conocimientos, que normalmente es algo que hay que estimular en la gente. Pero ahora mismo, podría hacer estragos conmigo.

Y claro, el círculo se cierra: también se puede desear no desear nada. Hay quien se angustia con la idea, aunque en nuestro mundo no es ya muy frecuente.

En todos esos casos, de todos modos, lo malo no es el deseo en sí. Si no deseas nada, es porque estás muerto. Pero los muertos no tienen la naturaleza de Buda.

No hay formulas perfectas, huir del sufrimiento no se puede las veinticuatro horas, es un proceso agotador.

Porque tampoco el budismo tiene fórmulas para garantizar nada: ni la felicidad, ni la ausencia de sufrimiento, ni la garantía de un comportamiento ético. Lo que importa en el budismo no es tanto lo que haces, como en qué te conviertes.

:) Pero hablar de estas cosas no tiene mucho sentido: al final, todas parecen trabalenguas y adivinanzas.

Chesk dijo...

Es verdad que hay una asimetría en esos casos: casi siempre la mujer elige

Más de una vez me han dicho esa frase. La mujer elige, la mujer se sale con la suya, la mujer gana, y según pasan los años, en vez de creérmela, mi escepticismo crece a pasos agigantados.

Pero en fin...tienes razón, estos temas terminan en trabalenguas o adivinanzas.

rakras dijo...

Bueno, yo no sé exactamente quien es esa "sociedad" que transmite la imagen de que el individualismo es éxito, porque por televisión yo lo único que veo es propaganda descarada...al estilo de aquel manipulador programa de "La Bola de Cristal", y el "sólo no puedes, con amigos sí".

La única serie que se me ocurre es House, que es extranjera, y hasta dentro de las americanas es una excepción.

Y tampoco creo que House busque la soledad, busca la verdad. Si hacer lo correcto te lleva a tener más gente alrededor, bien, y si no también.

Pero falsear las cosas para que haya más humanos cerca, te deja sólo hasta de ti mismo...

........

El otro tema que comentais es interesante... Cuando no se tiene lo que que se quiere, se busca algo, y si no se quiere nada posiblmente se busque algo que querer...y cuando ya se tiene, el miedo de perderlo puede acabar por no compensar el tenerlo.

No acabo de tener muy claro que es peor, sinceramente.

Chesk dijo...

Rakras, House, Expediente X, cualquier serie española donde el treinteañero vive solo en un apartamento que no se puede costear nadie...

Hay ejemplos a miles...:)

Freman dijo...

Más de una vez me han dicho esa frase.

Sólo dije la primera. Las demás no son equivalentes. :) Pero lo mismo me equivoco... O malas deducciones de experiencias personales. Siendo sincero conmigo mismo, no recuerdo ni una vez en que haya sido yo quien le haya tirado los tejos a una mujer. Bueno, sí, todas las que he fallado. En las que he acertado, siempre me han dejado alguna señal (a veces muy difíciles de ver) de que no les molestaría que les tirase los tejos. Eso de "fulana me gusta, se lo hago ver, y mira qué bien" nunca me ha funcionado. Y no estoy diciendo que sean ellas las que hayan tomado la iniciativa. Sólo que han sido ellas las que han dicho, o "éste", o "éste puede y ya veremos".

Conozco a uno que se ha casado tres veces... y el patrón ha sido el mismo las tres veces: se enamora de una y empieza a rondarla. Pero la tía no le hace caso. Sin embargo, la tía tiene una hermana. Y la hermana se mete por medio y se lleva el gato al agua. Tres veces.

:) Pero como decía, puede ser deformación por lo que me ha tocado ver. En estas cosas nunca se tiene toda la experiencia que uno desearía.

rakras dijo...

Pues, a mi las únicas series españolas que se me vienen a la cabeza son Aquí no Hay Quién Viva, Los Serrano, Los Hombres de Paco, Al Salir de Clase, donde los personajes, amén de ser totalmente imbéciles, necesitan tener 10 todavía peores que ellos cerca todo el rato.

Y las series sobre adultos americanas, algunas puede que enseñen gente de verdad, pero en lo que es la MTV y todas las cosas sobre gente joven, lo único que hay son las paranoias gansteriles sobre "popularidad" y demás salvajadas.

Chesk dijo...

¿Te parecen pocas las series que me has nombrado, rakras?

Creo que deberías pensar la pregunta al revés. Qué serie muestra que el individualismo exacerbado no es virtud en vez de un modelo a seguir.

Freman dijo...

¿Te parecen pocas las series que me has nombrado, rakras?

Ha nombrado las "buenas". Las malas suelen considerarse malas porque, entre otros defectillos, constituyen un canto buenista al colectivismo, de una u otra manera.

No creo, y lo mismo me equivoco por culpa de mi propia forma de ser, que esté de moda ensalzar el individualismo, sino todo lo contrario. Lo que pasa es que se suelen confundir muchas cosas:

- Egoísmo.
- La búsqueda de la excelencia.
- El individualismo en sí.

Mira la cantidad de combinaciones que permiten estas tres características. A mí, por supuesto, me repatea la primera... sobre todo cuando falta la segunda, o cuando se niega tajantemente la tercera (¡y son casos distintos!).

Lo que sí está muy de moda, y tengo la impresión de que lo estará por mucho tiempo, es la idealización de la adolescencia (y de la niñez; pero esa es una moda más antigua), y de lo que se suponen rasgos característicos de la adolescencia... lo cual es tan estúpido como dibujar el viento, porque el viento y la adolescencia son situaciones fugaces. En concreto, se ha elevado a los altares el concepto de amistad de los grupos adolescentes: un tipo de amistad que, cuando la persona crece sin trabas, pierde rápidamente su importancia.

Pero esa es otra señal de presión evolutiva en favor de la neotenia. En ese sentido, no se puede ejercer presión infinita. Dicen que una de las causas de la ruina del Egipto clásico fue el ideal femenino de hembras con caderas estrechas... poco aptas para el parto, sobre todo en una época en la que la Medicina estaba en pañales. Ahora lo notamos en lo tarde que la mayoría de las mujeres paren.

No hay solución "natural" a la tendencia: lo que normalmente ocurre es que la sociedad que entra en barrena es despedazada por bárbaros que no comparten el problema... hasta que los bárbaros entran nuevamente en esta dinámica.

La única solución es más ciencia y más técnica. De hecho, sin la técnica y la ciencia moderna, "Occidente" habría colapsado hace mucho tiempo. Y en este sentido, como en muchos otros, la vida es una constante fuga hacia adelante.

Chesk dijo...

No creo, y lo mismo me equivoco por culpa de mi propia forma de ser, que esté de moda ensalzar el individualismo, sino todo lo contrario.

Tengo en la cabezota un post sobre dos series que las separan veinte años.

Espero que así lo veas de otra forma. :)