martes, junio 27, 2006

Bombardear el cielo.

Recuerdo hace ya unos añitos, cuando vi la primera entrega de Matrix, cómo Morfeo relataba que los humanos habían terminando arrasando el cielo para eliminar la fuente de energía de sus enemigos las máquinas, y poder sobrevivir al yugo opresor de éstas. El que haya visto la película, sabe perfectamente que esa idea no nos salió muy bien a los Homo sapiens, y en vez de garantizar nuestra supervivencia, lo que hicimos fue condenarnos a una esclavitud eterna.

Como muchas veces la ficción se convierte en realidad, y la realidad se vuelve casi irreal, los humanos volvemos a bombardear el cielo, esta vez con fines más pacíficos, en post de nuestra supervivencia o abastecimiento de toda fuente de vida: el agua.
Y aunque sé que esto no es nuevo, ni ha sido inventado en el día de ayer, puesto que los israelíes lo han llevado a la práctica durante unas cuantas décadas, me ilusiona y aterra pensar que se puede llevar a cabo. Me alegra puesto que Esperanza Aguirre demuestra ser una mujer sin complejos, ni prejuicios, y que sabe poner soluciones a los problemas antes de que éstos se hagan prácticamente inevitables. No obstante, me entristece ver el aumento de la desertización en España, y que los políticos sigan discutiendo sobre estatutos, competencias y debates estériles en vez de estar poniendo freno a esta problemática (u otras).



No siempre podremos bombardear el cielo y no todos los problemas se pueden solucionar. A algunos, tal vez, llegaremos cuando el proceso sea irreversible.

21 comentarios:

Freman dijo...

Ahí tienes una demostración práctica de la importancia de las palabras: si usas "bombardear", suena terrible. Pero, en otras ocasiones, he leído "sembrar". Sembrar nubes no debe ser tan malo. Ni andar sobre ellas, excepto por la gravedad, pero eso sólo mientras la correspondiente ley no la derogue Zapatero :)

rakras dijo...

Bah, la ley de la gravedad no la aprobó la II República, así que no puede considerarse parte del orden democrático.

Escuché la noticia hace un rato en la radio, y tengo que reconocer que me parece estupendo.

Indrackia dijo...

Bueno, es que siempre será más importante reconocer una autonomía como nación que tener suficiente agua para todos sus habitantes. Un catalán puede pasar sin agua, pero no sin que se le reconozca su nacionalidad catalana.

Fuera de bromas, esto de bombardear las nubes ¿no tiene efectos secundarios?

Un abrazo.

Jesús dijo...

Desgraciadamente sí puede tener efectos secundarios, en las Palmas ya tuvieron inundaciones por esa razón. La naturaleza es como es y a mi eso de bombardear las nubes me suena un poco a jugar a Dios, pero no por eso me parece mala solución. Ojalá se haga bien.
La experiencia de las palmas aquí:
http://www.benmagec.org/turcon/almacen/paginasweb/lluviaartificial.htm

Ararat dijo...

Veremos qué pasa con el invento ese, yo no me fío, miedo me da...

Freman dijo...

El yoduro de plata no se queda flotando infinitamente en el aire. Si no hay nubes, se cae al suelo y punto.

Lo de jugar a Dios, cada vez que le damos antibióticos a un crío con neumonía lo estamos haciendo. Pero bendito sea ese juego.

Los que van a poner el grito en el cielo, y nunca mejor dicho, serán los manchegos, si no recuperan la sensatez y eligen a la Cospedal. Me apuesto lo que sea que en cualquier momento aparece un psociata diciendo que el agua precipitada por ese método se está robando a otras cc.aa.

Freman dijo...

... y además, los israelíes lo llevan haciendo por lo menos desde la década del 50. Por lo tanto, el único peligro que veo es que el yoduro de plata caiga sobre la cabeza de alguna cucaracha genocida y la transforme por mutación en un par de palestinos (que generalmente se reparten entre los dos el cerebro de la cucaracha).

Decid "sembrar nubes" en vez de "bombardear nubes" y veréis que no suena tan terrible. Y además, es mucho más exacto.

Freman dijo...

... y lo que he dicho sobre los antibióticos no es una majadería.

Cada vez que alguien toma antibióticos, aumenta la probabilidad de que aparezca una cepa resistente, o la superbacteria superbicho que acabe con todos nosotros. Pero, ¿qué se debe hacer entonces? ¿Arriesgar la vida de un crío para ver si puede con la bacteria con sus propias defensas antes de inyectarle el antibiótico? Primero: no es seguro que aparezca la supercepa. Segundo: como ha demostrado la historia, desde el año en que se descubrió la penicilina, seguimos inventando antibióticos cada vez más potentes y selectivos, y mientras más sabemos sobre genética, mejor. Resultado: en estas circunstancias, la única estrategia sensata... ¡y humana! es la huída hacia delante.

Y si os fijáis, es el mismo problema que plantea el concepto de "desarrollo sostenible". Es retrasar nuestra velocidad de progreso pensando que así vamos a resolver un problema que aún no se ha presentado.

Chesk dijo...

En teoría, Indri, no tiene efectos secundarios desde el punto de vista de contaminación atmosférica. El ioduro de plata sólo actúa como catalizador de una reacción química y no interactúa con el resto de aniones y cationes que hay en la atmósfera.

Otra cosa es lo que dice Jesús, que nos comenta el caso de las inundaciones en las Palmas, aunque me parece que por el centro peninsular nos ahorramos la influencia de los vientos alíseos y nuestra meteorología es un poco más sencilla. Por cierto, el que escribió esa página se lució, no había leído el contra más en una redacción en mucho tiempo.

Y ya que hablamos Jesús de haber leido tal, me he pasado por tu blog y creo que para documentar un poco mejor uno de tus post podrías leer esto antes.

Aun así, opino un poco como dice nuestro compañero ararat (que por cierto, bienvenido a este pequeño blog :), estar jugando con algo desconocido es desconcertante a priori. Y más en un sistema que todo es un equilibrio muy débil, quien sabe lo que puede provocar un aumento de las precipitaciones en esa zona, pero lo que está claro, es que Madrid no se puede desertizar y un 20% de aumento en las precipitaciones siempre es bienvenido.

Un saludo a los tres.

Chesk dijo...

Freman, en cuanto escuché lo de bombarbear el cielo, se me vino en el momento a la mente matrix y cómo habían los humanos hecho lo mismo en esa película. Y tuve ese pensamiento, precisamente, porque el término bombardear no implica un significado positivo, o un beneficio para nosotros.Lo relacionamos con etarras, terroristas islámicos, y si encimas sumas el concepto del cielo...puede ser hasta imaginarte algo similar al fin del mundo o alá recibiendo a sus mártires. xDD.

Aunque me temo que sembrar tampoco sea el vocablo correcto. No me termina de convencer.

Sobre la carrera evolutiva que llevan los microorganismos con el hombre, qué decir. Creo que es una guerra que tenemos perdida de antemano, pero que por el bien de nuestra supervivencia seguimos jugando día tras día. Ahí no jugamos a ser Dios, simplemente, sacamos nuestro instinto primario de supervivencia. Al fin y al cabo, no modificamos ni el cielo, la tierra, los mares, el clima...¿no crees?

Un abrazote.

Freman dijo...

:) No me hagas caso, que ya sabes que me gusta exagerar.

Lo de sembrar es interesante, porque es realmente en lo que consiste el asunto: ¿sabías que en una ciudad suele llover más que en los campos que la circundan? La clave está en que, para que llueva, hace falta, como mínimo, algo de polvo. La lluvia cae no porque se condense el agua en gotas... sino porque se congela el agua en cristales de hielo. Hace falta una "semilla" (de ahí lo de siembra) para que el cristal de hielo encuentre una especie de molde para crecer alrededor. Hay otro factor en lo de la lluvia en las ciudades: las corrientes convectivas propiciadas por el calor del asfalto.

Una vez que fui de guiri-turista a Lanzarote me busqué una bronca con la guía de la típica excursión a la zona de la erupción. Decía la señora (gabachilla ella, la pobre) que el gobierno había prohibido sembrar en esa zona para preservar "la Obra de la Naturaleza". Y abrió mucho los ojos mientras lo decía. Claro, a mí me dio un ataque de risa que por poco se me atraganta la cerveza. La tía se mosqueó y me preguntó de qué me reía, y yo que iba ya medio piripi, le dije: "claro, respeta la Obra de la Naturaleza, y mañana se levanta la Naturaleza otra vez con diarrea y vuelve a reventar el volcán y manda todo esto a tomar por c...". Y claro, me hubieran bajado a patadas del autobús y abandonado en el desierto basáltico de no haber tenido miedo que lo contaminase con mi sola presencia. Gracias a eso pude regresar a Arrefice.

El problema es que con ese "respeto", tienen estrangulados a los propios isleños... porque mientras no siembren algo, no va a llover en Lanzarote. Pero el par de geólogos sandías que deben tomar esas decisiones consideran que es mejor estudiar la supervivencia de la cucaracha volcánica y la lagartija escarlata, aunque tengan luego que venir a buscar el agua en bidones.

Freman dijo...

En todo caso, si no funciona lo del yoduro de plata, tengo una propuesta mejor: bombardeemos el cielo con Lucía y diamantes. A lo mejor no llueve, pero quizás entonces todos estemos tan contentos que nos importe un rábano.

Freman dijo...

¡¡¡¡Juajuajuajuajuajuajuas!!!!

Narbona duda de la eficacia del bombardeo de nubes para que llueva
(La ministra afirma que no hay pruebas fehacientes de su éxito)

... y claro, los israelíes se gastan un millón al año en el asunto porque en realidad lo que quieren es convertir más cucarachas mutantes en palestinos.

Por cierto, ¿no se da un aire a Shrek en la foto del artículo? Bueno, vale, a Fiona... pero después de la transformación. Como mínimo, rebuzna como el Asno.

El Cerrajero dijo...

La tontalhaba de Narbona seguro que propone vestir a lo africano, de nuevo, a de la Vogue y que cante la danza de la lluvia.

Freman dijo...

Hombre, con un sacrificio humano también se lograría el mismo efecto. Echémoslo a suerte, para ver quien pone el sacrificado, si la derecha o la izquierda. Si le toca a la derecha, sacrificamos a Gallardón.

Chesk dijo...

Tú también...Freman. Mira que decir que se aniquile toda la flora volcánica autóctona de la zona. Fíjate, ésta ni pedirá indeminizaciones como los agricultores cuando el volcán se ponga en erupción. Sale más barata y da menos quebraderos de cabeza.

Por cierto, me imagino, que algo influirá para una mayor precipitación en los núcleos urbanos el que éstos estén siempre cerca de un río, ¿no?

Y narbona, como siempre, estará que trina porque la idea no se le ha ocurrido a ella y siga apostando por las 'eficientes' desaladoras. En fin, qué cruz de socialistas.

Freman dijo...

algo influirá para una mayor precipitación en los núcleos urbanos el que éstos estén siempre cerca de un río, ¿no?
:) Buena observación, válgame Júpiter. No se me había ocurrido. De todos modos, estas chorradas las he leído por ahí. Lo único que he puesto mío es un poco de mala leche.

Uno_mas dijo...

El yoduro de plata es una sal que en presencia de agua se disocia, por lo tanto en el embalse no sólo caería agua, sino también Yodo y plata, el yodo, no creo que fuera demasiado peligroso, pero la plata es un mineral, que afectaría a los seres vivos. La aplicación de esta técnica en un desierto no me preocupa demasiado, pero en un entorno de fauna y flora como el embalse del Atazar no me parece que sea tan "inofensivo".

Aplaudir como si nada, que llueva plata sobre nuestras cabezas, o el medio ambiente, no me parece responsable, ni propio de Aguirre, que confío, realizará un estudio más profundo antes de asumir las posibles consecuencias que traiga esta actividad.

Un Saludo

Chesk dijo...

Arbox, está claro que en el medio ambiente, cada uno de los compartimentos están relacionados entre sí, y una variación en uno, producirá muy presumiblemente alguna modificación en otro.

Lo único, que la plata - en caso de que se disocie del Iodo- está en muy baja concentración por lo que su impacto en el M.A sería mínimo.

Un abrazo.

Freman dijo...

La plata es bactericida. Cuando sirves un líquido en una copa de plata, por ejemplo, la minúscula cantidad que se disuelve de la plata sirve para matar los gérmenes. Por eso en la antigüedad nació la moda de la cubertería de plata.

Anónimo dijo...

Enjoyed a lot! here