domingo, febrero 04, 2007

Las españolas no dormimos ¡qué novedad!

En muchas reuniones en las que se juntan madres con un crío, siempre se termina preguntando si se van a animar a tener el siguiente. En todos estos años, he escuchado dos respuestas dominantes: la primera, es que con el trabajo que dan los niños, con uno se va más que sobrado y que se le han quitado las ganas de ir por otro; la segunda, con cara de resignación, suele ser que "habrá que hacerlo por darle un hermanito a menganito".

Los españoles casi no tenemos hijos, recibimos unas ayudas ridículas en comparación con el resto de nuestros vecinos de la UE, y estamos confiando en seguir viviendo bien y en los críos que traigan los inmigrantes para no envejecer demasiado. Por ello, ya no me ha sorprendido leer que las españolas no dormimos nada de nada.

Detrás del maquillaje y la sombra de ojos, se escondían las ojeras de una mujer mientras me decía que no iba a tener otro nene. El cansancio, el echarse en muchos casos todo sobre los hombros, y el no querer ceder su terreno de "madre" en la casa, conduce a que cada día haya más hijos únicos que jamás sabrán lo que es tener un hermano; un hermano con el que pelearse, jugar y apoyarse cuando las cosas empiecen a ponerse chungas cuando se es adulto.

Y, cambiando radicalmente de tema, ayer fue la manifestación en apoyo a las víctimas de ETA convocada por el foro de Ermua. Muchos de mis compañeros os están hablando del asunto, por lo que creo que no debo repetir mucho mi opinión y centrarme en otras cosas. No obstante, me he tropezado con un párrafo que me ha hecho pensar y reflexionar un poco en el porqué - a estas alturas de la película - nos choca y sorprende gratamente, escuchar el himno nacional al final de un acto.
En mi opinión –que comparto conmigo mismo–, tanto disparate prueba que ETA no es el problema. Que en realidad es sólo un pretexto para que nuestra ruindad cainita, nuestra miserable naturaleza, se manifieste de nuevo. Ni siquiera la perversa imbecilidad de los partidos políticos, incluida la permanente mala fe de los nacionalistas, justifica la situación. ETA y sus consecuencias son sólo un indicio más de nuestra incapacidad para obrar con rectitud. Síntomas de la sucia España de toda la vida, enferma de sí misma; la del rencor y la envidia cobarde; la del por qué él y yo no; la que desprecia cuanto ignora y odia cuanto envidia; la que retorna pidiendo cerillas y haces de leña, exigiendo cunetas y paredones donde ajustar cuentas; la que sólo se calma cuando le meten dinero en el bolsillo o ve pasar el cadáver del vecino de quien codicia la casa, el coche, la mujer, la hacienda.

...El problema no es ETA. Ni siquiera nuestros miserables políticos lo son. El problema somos nosotros: la vieja, triste y ruin España.
Y algo de razón tiene.


19 comentarios:

Elentir dijo...

Lo de las madres tiene difícil solución. A la mujer se le ha impuesto que para ser algo tiene que competir con el varón. A la vez, las propias mujeres no olvidan su instinto de maternidad. Una y otra cosa se juntan y redundan en perjuício de las propias mujeres.

Que conste que a mí me parece fenomenal que las mujeres podáis elegir lo que queréis ser. El problema llega, claro, cuando una mujer quiere ser madre y no puede, porque carece de ayuda, porque el sueldo del marido no llega o incluso porque está mal visto entre algunos eso de ser ama de casa. En fin, un montón de condicionantes que siempre juegan en contra de vuestra libertad.

En cuanto a las manifas del sábado, yo estoy muy contento. Aquí en Vigo la cosa fue genial, y en Madrid ha sido algo histórico. Esto es el principio del fin de Zapatero, lo quiera asumir o no. Este tío está acabado.

Anónimo dijo...

Muchos sabemos que el papel de unos padres “activos y presentes” con sus hijos es fundamental , para que los chicos tengan límites y en el futuro sus comportamientos no sean conflictivos y problemáticos.

Lo que es innegable es que estamos en la “era de las mujeres”, están en la vanguardia de todo, ¿luego que podemos hacer con el tema de la crianza?.

El mundo que perciben las mujeres no es tan dicotómico como el de los hombres: guerra-paz, capitalismo-socialismo, derechas-izquierdas etc...

El mundo femenino es mucho mas ambivalente, mas complicado, mas sentido, que incluye espacios mas amplios: ¿cómo me ocupo de mi misma, de mis hijos, de mi trabajo y de esa persona enferma que está en mi casa?

Y no queda otra que resolver esa incógnita en el diario vivir, no hay vuelta atrás o nostalgias falsas hacia aquellas épocas en que la frontera de lo publico y de lo privado estaba absolutamente definida, ahora ya no es así.

Y además en este nuevo mundo que está en construcción, el papel del hombre es cada vez mas interesante, mas cambiante, está forzado a la complejidad y avanzar en ese sentido hacia el norte que marcan las mujeres y lo marcan a pasos agigantados.

No obstante no esta mal hacer referencias a aquellas empresas que van permitiendo fáciles excedencias con subvenciones económicas y teletrabajo bastante cómodo cuando hay crianzas, sin olvidar el papel del Estado y las muchas ayudas que puede ir configurando para solucionar esta problemáticas cada vez mas perteneciente al ámbito de lo público.

En cuanto a la manifestación, la rabia de sentir ¿por qué no podemos todos juntos podemos caminar con la bandera de España, con su himno y con un espíritu patriótico como ocurre en otros países? aquí ser patriota equivale a ser facha, una pena.

Sra. Gaytán

Freman dijo...

Coincido con Elentir: no me meto ni salgo de cómo debéis actuar las mujeres, ni cuáles deben ser vuestros modelos... y me alegro enormemente que las dos niñas de mis ojos puedan elegir su propio modelo llegado el momento. Pero estos lodos son consecuencia de aquellos... ejem, digamos que aquellas lluvias. La inmensa mayoría de las mujeres que conozco están enfrascadas en esa batalla consigo mismas. El enemigo no las derrota, pero ellas tampoco derrotan a su enemigo, y es éste quien al final se beneficia porque es el único que no muere en esta historia. Y la mujer que no haya logrado dejar tras sí al menos una o dos mujercitas en crecimiento para que la sustituyan en la guerra, simplemente ha perdido la batalla.

Jode bastante que no haya mucho que realmente pueda uno hacer, excepto aplaudir en los momentos apropiados del drama y ayudarla a subir a la tarima cuando un golpe la lanza fuera.

Peor aún: uno tiene su propio drama en representación paralela. Y si te quedas mirando mucho tiempo la otra función, te cortan el cuello. Eso sí, pocas veces te aplauden. Y es que tu drama está muy visto.

Chesk dijo...

Sra Gaytán, el teletrabajo es lo peor que existe. La mujer se convierte todavía más esclava de sus cuatro paredes. Hay pocas personas que son fuertes de coco para aguantarlo.

A mí me preocupa, cuando próximamente venga la generación que no tenga abuelas. Es decir, que, o bien las abuelas trabajan o ya son demasiado mayores para ayudar a la mujer con el cuidado de los nietos.

Porque, ahora mismo, la mujer con nenes, se está aprovechando de que su madre es joven y no trabaja. Y, viendo como van las cosas, eso en 20 años cambia.

Si la cosa ahora mismo está chunga para elegir lo que realmente quieres, en el futuro va a ser más difícil aún partirse en trocitos.

Y de nada sirve autolamentarse, cada una sabe en un momento de su vida qué opción tomar; pero me temo que vamos a tener que dar más la brasa a los gobiernos de turno con este tema. Es su asignatura pendiente, entre otras.

pascual dijo...

Pues hijos míos, me cuesta ver qué problemas encuentran en los dosmiles las mozas que no tuviese mi difunta abuela maestra con los hijos (y marido poco colaborador, por decirlo finamente). O mi superfecunda otra abuela, a niño por año o casi, sin un sólo electrodoméstico en casa y con negocio familiar. O mi madre ("antes te dejo a tí que a mi trabajo", le decía al viejo.)

Creo que las mujeres nunca lo han tenido mejor que ahora. Ni para currar, ni para parir, ni para elegir hombre y darle pasaporte si no contribuye.

Lo que pasa es que hay un problema laboral, pero no femenino sino generacional y sectorial (licenciados). Durante un par de décadas largas ha habido exceso de licenciados y falta de artesanos de gremios; de modo que una generación entera las pasa canutas para sacarle partido al título. Pero si conoceis curritos jóvenes, veréis que su situación laboral cambia mucho.

(Creo que el problema de los jóvenes es que no se les educa para formar una familia. No una tradicional, sino la que elijan.) Se estira demasiado la adolescencia, y les pilla el toro de las responsabilidades de golpe y porrazo, pero en tiempo de descuento. Al menos los conocidos que tengo en la cuarentena, son el pasmo de los veinteañeros, extranjeros, con niños, que están en la misma situación vital.

O puede que todo esto sólo sean delirios del abuelo cebolleta. Que todo puede ser ;-)

Chesk dijo...

Es que si miramos en el pasado, Pascual, los derechos de la mujer eran...bueno, digamos que lo tenían un poco chungo.

Reconozco que me cuesta hacer ese retroceso; mis vivencias personales, no se caracterizan por mujeres que hayan tenido su vida tan dura. Aunque reconozco que no me gusta mucho hablar del tema.

Ni, tampoco era normal que su abuela trabajara en aquella época. Mas bien era una excepción.

Ahora no se depende económicamente de un hombre (gracias a Dios), y se le puede dar pasaporte si es un sinvergüenza, pero han surgido otros problemas que creo que no podemos ignorar.

Antes, bajo mi parecer, había mujeres que tenían mucho aguante y se conformaban - y estaban muy contentas- con estar sólo en su casa con la prole.

Ahora, es cuando se suele querer compatibilizar las dos cosas y es cuando aparece la superwoman.

De mujer "aguante" a supermujer ha sido la evolución.

Pero..el pasado, quita quita. Ni regalado. :)

Arbok dijo...

Lo que está claro, es que el hombre cada vez pinta menos. Y al final, las mujeres serán víctimas de las mujeres y su exagerado feminismo. He oído tanto que la mujer no necesita al hombre, que se me van a caer los oídos.

Y en esto, como en todo, cuando se quieran dar cuenta, de que una familia es cosa de dos, y que el uno sin el otro , no es que no sean "dos" sino que no son ni "medio", tal vez... sea demasiado tarde.

Chesk dijo...

Bueno, arbox, yo una vez expliqué para qué sí servían los hombres. Tenía relación con lo de montar los muebles de IKEA. xDD

Bromas a parte, las mujeres que no pueden pararse día tras día a las paridas de esas seudofeministas, a veces sólo les gustaría un poco de ayuda y tiempo libre. Al menos para dormir.

Freman dijo...

... y lo más triste es que después pasen cosas como ésta:

Astronauta con problemas de insomnio

Freman dijo...

Y para hacer realidad los topicazos de las películas de Holywood, el apellido de soltera de Lisa Nowak es Caputo. Ha sido un ataque de celos a la italiana.

Militos dijo...

"el problema somos nosotros, la vieja, triste y ruín España".

No me gusta esa definición de España. En España hay españoles ruines y españoles admirables. Viejos y jóvenes.. Tristes y alegres. Pero no se puede magnificar de esa manera. Sólo cuando sales fuera de España es cuando te das cuenta de que lo que tienes en ella no lo puedes encontrar en ningun país. Bueno a lo mejor en Japón sí. no lo sé nunca estuve allí.
¿Cómo calificar a la inmensa multitud de españoles que el sábado estaban en las calles para apoyar a las víctimas y para exigir la libertad de vivir sin miedo?.
En lo que sí estoy de acuerdo es en que las españolas no duermen. Y en lo que se exigen así mismas para estar al cien por cien dentro y fuera del hogar. Reconozco que lo que nos falta es el apoyo del gobierno y de las empresas para esa cociliación entre familia y trabajo. Y que en otros paises está más avanzado. Como los permisos de maternidad, por ejemplo, o los pluses por número de hijos... . En este sentido si que vamos atrasados. Bueno y en algunas cosas más pero duele y mucho que se califique a España de esa manera: triste, vieja y ruín. La culpa no es de España, nuestra puede que sí porque no sabemos elegir a los políticos.

cruzcampo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cruzcampo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cruzcampo dijo...

He oído tanto que la mujer no necesita al hombre, que se me van a caer los oídos.

Yo lo he oido mucho, pero luego he visto otras cosas. En lo laboral muchas mujeres te lo dicen, que prefieren un medico hombre, un profesor hombre, un jefe hombre, colegas hombres, prefieren a un hombre en cantidad de puestos laborales. Lo cual es un interesante dato.

Y en el tema parental, Elentir lo ha dicho bien, y yo creo que hay muchos mitos del paraiso europeo y tambien cosas dificiles e injustas que son dificiles de cambiar. Nadie dijo que fuera facil.



En cuanto a la famosa independencia de la que das gracias Chesk, creo que un hombre generalmente no desprecia ni de lejos e incluso aprecia igual a la mujer que se queda en casa y "depende" de el, mientras que una mujer es la primera que no toleraria e incluso despreciaria al hombre en el mismo hipotetico caso. Nosotros tambien veriamos mal ese caso, es cierto. Pero vamos, que tambien damos gracias por no depender, creeme.

Militos dijo...

Creo que cruzcampo tiene razón, en cuanto a la dependencia de la mujer al hombre. Yo nunca he sentido esa dependencia económica como un peso pero es que el matrimonio hoy se plantea mal. ¿Recuerda alguien lo que son los gananciales?. Si la mujer no trabaja fuera de casa, lo hace en jornada intensiva llevando esa otra empresa que es propiedad de los dos, con lo que está ahorrando al marido unos gastos que serían prohibitivos si él tuviese que contratar a una o más personas para que desempeñasen el trabajo de su mujer. Con lo cual ese dinero que gana el marido fuera de casa no es propiedad suys en exclusiva, es ganancia de los dos. Y eso debe plantearse así desde el principio. Y lo peor que puede hacer la mujer es considerar que está viviendo del marido, o viceversa, porque ya se dan algunos casos en que es el marido el que se queda al cargo del buen funcionamiento del hogar.
Pero si en un auténtico matrimonio se empieza diferenciando lo mío de lo tuyo, o mucho me equivoco, esa unión no será para siempre. Da igual que se haya realizado en la Iglesia o en el Ayuntamiento.

Anónimo dijo...

Opino que para criar a los hijos, un proceso bastante apasionante y duro, es tan necesaria la función paterna como la materna, cada uno en su plano y con sus condiciones.

Rechazo todo tipo de feminismo excluyente de seres humanos, no me gusta que no se tenga en cuenta al hombre como otra persona mas, con la que realizar el arduo camino de hacer que los hijos crezcan sanos, no solo físicamente sino también mentalmente.

El actual feminismo está recogiendo muchas velas, pues se esta dando cuenta de que aquella oposición hacía el hombre era un sin sentido, de ahí los comentarios recientes de mujeres vanguardia como Doris Lessing.

Al mismo tiempo Chesk te comentaré que soy mas optimita que tu, creo que una abuela de 70 años puede ayudar mucho y que ahora se tienen los hijos mas tarde, pero se vive mas años y por otro lado el teletrabajo por experiencia, se que es una forma buena de compatibilizar vida familiar y trabajo, al menos lo ha sido para mi.

No obstante creo que las soluciones han de venir no sólo por la mayor implicación del hombre en las tareas domésticas, sino de la mano de las empresas y del Estado para que permitan que las mujeres con hijos tengan horarios mas flexibles o excedencias remuneradas al menos los tres primeros años de vida del niño.

Sra. Gaytán

Chesk dijo...

Freman, la noticia ha salido en muchos sitios. Lo único que, al contrario que en España, la mujer por llevar a cabo toda su histeria celosa posesiva le va a tocar cadena perpetua. De nada le ha servido ir al espacio y salir por la tele; allí no molan los farruquitos.

Militos, recuerdo que la primera vez que alguien me dijo la misma afirmación que Reverte estallé en cólera. La segunda vez, otra persona distinta, me lo expuso alegándome que "qué pueblo le asesinan 200 personas y ponen un ordenador como memoria", y, poco a poco, reconozco que , en parte, tenían algo de razón.

Es una España dividida. Entre los currantes y los vagos, los que van a una manifestación o van a otra; los que sienten las cosas o los que pasan de todo mirando qué van a hacer el fin de semana. En España hay mucha gente maravillosa, pero también hemos dejado campar a mucho hijo de su madre a sus anchas.

Sólo nos ponemos de acuerdo para que nos suban los sueldos.

Cruz, hay hombres y hay hombres. Algunos te respetan hagas lo que hagas, decidas lo que decidas y siempre te van a apoyar en todo. Otros, no obstante, no me gustaría estar cerca de ellos por lo que mucho menos depender económicamente.

Para algunas mujeres, es duro querer darle una patada a un hombre por determinadas razones y ver que no tiene un trabajo o dinero con el que salir adelante. Y divorciarte esperando la pensión de un sinvergüenza que se escaquea de pagar continuamente - y la justicia no hace nada por remediarlo- no es muy agradable.

Sé que soy muy desconfiada, pero tendría que tener mucha fe ciega en una persona para llegar a depender de ella en eso; no en otros aspectos, claro.

Lo que dices de los hombres trabajando en casa, muchas veces son ellos mismos los que no soportan esa decisión o situación. Son muy pocos los que la toman voluntariamente, precisamente porque hombres y mujeres no somos iguales en algunas cosas, por mucho que nos quieran vender la moto con eso.

Militos, ¿no has tenido alguna vez que escuchar eso de "soy yo el que trae el dinero a esta casa"? Qué suerte, pero me ha tocado escucharlo en más de una riña del vecino de enfrente.

Sra. Gaytán, una abuela de 70 años puede tener demencia senil, cualquier enfermedad degenerativa, o un cáncer que la va a impedir ayudar a su hija/nuera. Además, nunca es la misma la vitalidad de una mujer de 70 años que una de 50. 20 años son muchos años.

Sobre lo del teletrabajo, conozco casos de mujeres que han terminado por dejarlo porque las desquiciaba estar encerradas en casa. Y, también, de hombres que no lo han soportado más de un mes seguido. Me imagino que habrá gusto para todo, pero tiene algunos riesgos laborales que pocas personas tienen en cuenta a la hora de decidirse por esa modalidad.

Siento el comment infumable que he puesto...me ha salido más largo de lo que pensaba.

Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios.

Militos dijo...

Perdona Chesk, no es que yo quiera negar lo evidente, Claro que he oido esa frase que dices y además bastante cerca de mí, pero lo que digo que quien así actua no se ha planteado bien el matrimonio. Como también afirmo que no hubiese podido aguantar a un hombre semejante. Vamos que antes pediría limosna. En cuanto a las abuelas de 70 años debo reconocer que, hoy día, las hay muy eficaces tanto mental como fisicamente.

Chesk dijo...

Sí, es horrible tener que escuchar eso, pero más me imagino que sufrirlo. :(

Y te doy la razón en todo lo que dices: eso no es un matrimonio, es aguantar a un rácano energúmeno, pero hay casos y casos.

Sobre las abuelas de 70 años, lo que pienso, a parte de la vitalidad que puedan tener, es que ellas también necesitan un descanso después de toda una vida.

Ya sé que , en la mayoría de situaciones, ellas son las primeras en ayudar, pero creo que hay que dejarlas descansar y no echarles tanta responsabilidad encima. Se lo han ganado. :)