sábado, febrero 10, 2007

Diamantes de sangre

Con el antecedente de haber leido el reportaje de El Semanal sobre la película y la problemática de esas piedras preciosas, me acerqué ayer al cine a ver "Diamantes de Sangre". Cabe destacar que la película, bajo mi visión, es de gran calidad y no es uno de los típicos bodrios que nos va colocando jolivud periodicamente; al contrario, te atrapa desde el primer minuto.

Poco a poco, los personajes van destripando la situación de Sierra Leona, y las crueldades que se cometen por tener el control de los diamantes. Un gobierno débil, con unos rebeldes que, por el pueblo y para el pueblo, cometen las mayores atrocidades que la mente humana puede pensar por ser los dueños de todo el maná; niños soldados adoctrinados para matar, amputaciones de manos como represalias por ser un simple pescadero, violaciones, y el asesinato indiscriminado de cualquier persona que se cruza en su camino. Una de las escenas, cuando la guerrilla toma la capital, se ve qué remilgos ponen a la hora de conseguir un objetivo. Eso sí, todo por el bien común, y nada más que para liberarlos de la opresión de los extranjeros o de su madre; la misma excusa vista en tantos países liberados.


África, después de la colonización, ha quedado en manos de gobiernos débiles y corruptos, de rebeldes salvajes y sanguinarios, y cualquiera que sea la riqueza que alberguen en sus tierras - márfil, petróleo, oro, o los mencionados diamantes - va a provocar este comportamiento tan pacífico. Al mismo tiempo, el director quiere recriminar la actitud de occidente al seguir comprando diamantes que provienen de estos países con guerra. En realidad, casi se centra más en ese aspecto que en la propias salvajadas de los rebeldes que, a más de uno, nos hizo encoger el corazón.



Sobre interpretaciones tanto Di Caprio como Jennifer Connelly bordan el papel, por lo que no me extraña que puedan darle el Óscar a él en la próxima gala. A ella, no obstante, la había visto actuar en la película Requiem por un sueño; una cinta muy dura, impactante, sobre el tema de las drogas, que más de un adolescente tendría que ver para concienciarse qué puede pasarle al coger determinado camino. Destacar su banda sonora, de Moby, que es toda una joya (aviso, trailer con imágenes no aptas para personas de alta sensibilidad).

No obstante, y aunque parece un poco penoso decirlo, a mí me dio la sensación de que algunos no necesitaban armas, ni diamantes para ser como son. También les valdrían los cuchillos o los palos en su defecto. Id a verla, si podéis o queréis, y sacad vuestras propias conclusiones.

7 comentarios:

Freman dijo...

Efectivamente, a veces los diamantes no son piedras que brillan, sino algo más sutil e inmaterial.

marce dijo...

Tiene muy buena pinta,yo la voy a ver pronto,DiCaprio esta que se sale,en "infiltrados" les gana claramente a todos los demas(Nicholson incluido)Jennifer Connely tambien es una buena actriz ademas de muy guapa y el negro de "gladiator"(me niego a usar expresiones tan ridiculas como "hombre de color") tambien me parece un fenomeno.

En cuanto al tema de los diamantes,pues es probable que solo sean una excusa,sino fuera eso seria cualquier otra cosa,el mal esta dentro de nosotros,solo necesita las circunstancias adecuadas para salir.

El Cerrajero dijo...

Vale, te haré caso e iré a verla ^_^

Elentir dijo...

Pues mira, Chesk, no estaba muy convencido de ir a verla, pero en vista de tu crítica, haré la prueba. ;-)

Chesk dijo...

Aviso: no me responsabilizo de que no os guste. Ya sabéis como sois, persona feliz con alta sensibilidad sentada en la butaca del cine. xDD

Freman, no sé qué tendrán los diamantes, pero vuelven locos a muchas personas. Será su brillo, o tal vez su eternidad, lo que hace a muchos seres humanos adorarlos a ese nivel.

Pero, pienso como tú, que hay más diamantes a parte de esas piedras preciosas...

Marce, yo también vi infiltrados y me encantó, lo único que no hice la crónica en el blog. Recuerdo que me llamó la atención la bipolaridad de los dos personajes principales: el que coge el buen camino, y hace lo correcto, las pasa canutas y es un pringado; el que coge la vía de la delincuencia, no tiene ningún problema ni preocupación.

Sí, el mundo no es justo.

Un abrazo.

Elentir dijo...

Fenomenal, Chesk. Me alegro de haberte hecho caso. Acabo de volver del cine (sesión noctámbula-vampírica), y es todo un peliculón. En cuanto pueda pongo algo en mi blog, aunque seguramente enlazaré el tuyo (suscribo tu crítica, con algunos ligeros matices).

marce dijo...

Exacto Chesk,pero por eso me gusta a mi tanto el personaje de DiCaprio,porque es el unico que hace lo correcto,tambien por eso me cabrea tanto que termine como termina,a mi me gustan las peliculas en las que los buenos ganan,si se quedan con la chica mejor,en esta y la mayoria de las modernas ni lo uno ni lo otro.