martes, abril 20, 2010

Los intolerantes exigiendo tolerancia

Como no puede ser de otra manera, he seguido muy de cerca el caso de la nena musulmana que se la apartó de clase de un instituto madrileño por llevar el velo islámico al ir en contra de sus estatutos. Y no he perdido detalle principalmente porque en esto nos jugábamos bastante.

La susodicha no ha parado de alegar que lo llevaba como acto de sumisión a dios, que el pañuelito le reafirmaba su identidad como musulmana y que su progenitor no la había obligado a ello, que era ella sola contra el mundo con su pequeño acto de rebeldía. Y posteriormente han ido cinco estudiantes más que se han solidarizado con el trauma que le supone a su compañera esa discriminación. Vamos, más madera.

Lo que se ha visto en estos días es un retrato de la sociedad española: un tira y afloja en el que el ministro giliprogre del ramo apoya a la muchacha, Aguirre dice lo contraria, y un centro escolar que se ve en el centro del huracán con enormes presiones para ceder a las exigencias musulmanas. Exigencias, sí, de niñas nacionalizadas españolas, que dentro de poco podrán votar en las urnas, que no han venido a Europa a adaptarse en la sociedad que tan bien las acogió: vienen desafiantes a imponernos a los demás su cultura.



Por ahora el colegio se mantiene firme en su negativa de cambiar los estatutos y manteniendo la prohibición del velo, pero con la ingente inmigración de la última década nos quedan muchos órdagos que ver y bastantes desafíos que afrontar. Hay demasiados intolerantes exigiendo tolerancia.

PD: recomiendo echar un vistazo a un post antiguo pero que, por desgracia, siempre estará de actualidad: el fanatismo de las musulmanas conversas españolas.


9 comentarios:

aguilar dijo...

Lo peor de todo es que acaben cambiando el reglamento del centro para evitar conflictos con los musulmanes radicales.
Me parece vergonzoso que estos fanáticos religiosos intolerantes estén usando a unas niñas para imponer en las aulas la presencia visible del Islam: se debe evitar a toda costa que la religión gane ese espacio en los centros educativos.
Espero que la Comunidad de Madrid tome cartas en el asunto y decrete medidas que impidan que en los centros públicos se haga ostentación visible de símbolos religiosos.
¿Cómo me voy a creer que una niña sana y normal quiera llevar puesto el hiyab? ¿Qué clase de presiones, traumas y valores ha tenido que recibir para querer llevar en clase un símbolo tal de sumisión no sólo al Islam, sino a los hombres?
Que esta niña (más bien su padre) prefiera dañar su educación a renunciar al pañuelo es un síntoma más que claro de que el Islam es pernicioso para aquellos que pretendan llevar una vida moderna y alejada de la superstición medieval.
¿Qué será de los que no seamos musulmanes cuando aun tengan más poder político estos fanáticos medievalistas?

Claudia dijo...

Yo querría incidir en dos cuestiones:

a) según han dicho los padres cuyos hijos asisten a este colegio, se han quitado los crucifijos hace poco. Sin embargo, preguntado el ministro, dijo que, "a diferencia del crucifijo, el hijab no ofende a nadie". Es interesante que diga eso, alguien que forma parte de un gobierno tan s-uper-hiper-mega feminista, considerando lo que significa el velo. Además, deberían preguntar, porque no creo ser la única persona a la que el velo ofende.

b) la reacción de las adolescentes está muy calculada. Dicen que apoyan a Najwa y que seguirán con ella hasta el final, pero ninguna se deja el pañuelo puesto al entrar en el colegio. Amén de que podía haberse enterado de que en su colegio no estaba permitido y haberse cambiado a otro en el que sí lo estuviera.

Creo que está midiendo el terreno para ver hasta dónde pueden llegar.

Chess dijo...

"¿Cómo me voy a creer que una niña sana y normal quiera llevar puesto el hiyab?"

Fíjate, que yo eso sí que me lo creo. Está en una edad insoportable y se verá como una heroina. ¿no hay mujeres que se ismolan en Israel o Irak? Las cabezas cuando hablamos del islam no tienen que funcionar precisamente.

Claudia, sí, claro que lo están midiendo, están echando un órdago a ver si nos acobardamos.

No sabía que se retiraban el velo donde los medios de comunicación no están (dentro del colegio) ni había leido que se habían retirado los crucifijos.

Aún así, ya dicen que van a ir al constitucional para denunciar el hecho. Esto no se ha acabado así como así: no saben perder, sólo imponer.

Saludos.

Claudia dijo...

Hola Chess:

Ambas cosas han sido publicadas aunque no se les ha dado la reprecusión que se les debería dar:

Primero, lo de las amigas:

Cuatro compañeras españolas de Najwa de origen musulmán acudieron ayer por tercer día al instituto con el hiyab como muestra de apoyo. Las chicas dijeron que Najwa está «muy nerviosa», se pasa «todo el rato llorando» y no sabe qué hacer. También les ha pedido que dejen de apoyarla porque no quiere que «tengan problemas» y «sufran». El primer día se les abrió un parte por su acción. Ahora acuden con el velo y se lo quitan para entrar en clase.

Lo de que habían quitado los crucifijos lo dijo una de las madres de los alumnos.

A escasos metros, la madre de una alumna del instituto, Paqui, expresó visiblemente contrariada por la situación su apoyo a la prohición del velo. El no cubrirse la cabeza «es la norma del instituto, que hay que recordar que es laico y público», enfatizaba Paqui, al tiempo que recordaba que hace tiempo que se retiraron los crucifijos.

Carlos Suchowolski dijo...

Muy bueno, Chess; te pienso mencionar en mi post sobre el tema (aún en borrador, ya me conoces... je...).
Creo que has puesto el dedo en la diana desde el mismísmo título, y el post "viejo" que mencionas encaja a la perfección. Creo que hay que atravesar la superficie y ver más allá de la punta del iceberg... pero no digo más o lo escribo todo aquí.
Cariños.

Carlos Suchowolski dijo...

¡Y tu respuesta a Claudia! ¡Im-pe-ca-ble! (es que, ups... leí los comentarios después de comentar yo).

Chess dijo...

Gracias, Carlos, me pasaré por tu post. :)

Al menos hay que agradecer algo al islam con todo esto: su sinceridad. No esconden sus motivaciones y sus fines aunque nosotros nos hagamos los longuis. Y cuando no seamos mayoría, lo vamos a tener muy crudo.

Un abrazo!

Carlos Suchowolski dijo...

¡De nuevo: bravo! Me encanta coincidir en estas "dadas en la tecla" tan libres de perjuicios tuyas (tan... intuitivas): exactamente, lo dicen casi todo... porque no tienen esa "mala conciencia" tan prototípica del occidental medio ex-colonialista pero que sigue usufructuando -por ahora, ya veremos- de una posición de cierto privilegio (una consecuencia histórica, claro, pero de la que ellos se sienten "culpables"). Los que en todo caso ocultan intenciones (tras falsas justificaciones y falsas promesas a sus propios pueblos son los jefes de esta masa "moti-movilizada").

Tardaré un poquito en subir "ese" post, je... Y espero tener el tuyo como primer comentario, que conste...
Un saludo.

Chess dijo...

No lo dudes, Carlos, estaré pendiente! :)