lunes, abril 05, 2010

Provocaciones

El otro día hablando con una amiga le comenté que con los años estoy desarrollando una paciencia infinita ante ciertas cosas; que antes me afectaban más algunos asuntos y que ahora consigo que no me calen muy a dentro. Simplemente, que intento tomarme la vida con más tranquilidad que todos sabemos que dura dos días.

Recapacitando sobre ello, no sé si es una virtud que he conseguido tras años de duro autocontrol, o es que es el espiritu de esta sociedad en el que no nos inmutamos por nada y poco nos afecta por mucha provocación que veamos. Casos como el asalto a la catedral de Córdoba por un grupo de organizados musulmanes, el patente fracaso de la ley de menor que nos muestra una vez más estos días como una supuesta probable homicida sólo le caiga unos añitos en un internado, o que uno de los políticos más falsos del panorama español se gaste un millón de euros para el pisito de su hijo en el centro de Madrid, debería hacernos reaccionar un poco a todos nosotros. Por mucho que hayamos estado inmersos en las vacaciones de semana santa.


Por ello, no sé si voy a tener que ponerme todos los días el café más cargado para activar mi nivel de adrenalina o por el contrario unirme al sentimiento patrio del todo igual y el qué más da. Pocas personas son conscientes que la democracia y nuestro modo de vida es como una planta que hay que regar día a día y dedicarle un mínimo de interés; que no nos podemos quedar cruzados viendo como el árbol se tuerce.



8 comentarios:

aguilar dijo...

Iba a escribir algo sobre la profanación musulmana de la catedral de Córdoba, pero he querido esperar a no echar espumarajos por la boca: aun sigo en esa fase. Es simplemente vergonzoso lo que ha pasado y lo peor es saber que, al menos, a unos cuantos de los miembros de esa "visita organizada" los volverán a mencionar en la noticias cuando los detengan otra vez: son musulmanes radicales, y todos sabemos que al final sucederá algo muy grave con ese caldo de cultivo de terroristas islámicos.
Lo del asesinato de Seseña y la Ley del Menor... pufff: ¿qué decir? Simplemente se trata de la destrucción de todo principio de autoridad, de justicia, de convivencia: se trata de sembrar el principio de la destrucción de la sociedad civilizada.
Y de Bono... bueno, supongo que al menos esta vez no le darán una medalla, ¿o creará Vivienda una medalla por la compra de pisos? A saber...
Ya no escribo tanto porque llega un momento en que siento que sólo echo espumarajos por la boca, como un perro rabioso... pero es que así me siento: rabioso de ver como todo se hunde, como todo se pierde, se deteriora o se pervierte.

Chess dijo...

Sí, la rabia es la primera fase; luego viene la soledad y posteriormente creo que consigues un poco de autocontrol, pero cuesta.

Y para colmo vienen las elecciones autonómicas en un año, donde nos tocará a ver a todos estos sátrapas (digamos políticos) luciendo sus mejores galas y diciendo lo buenos que son.

Tenemos que tener paciencia, porque si no podrán con nosotros.

Un abrazo, Sergio!

octopusmagnificens dijo...

Chess, no veo el problema con lo de Bono. Con su dinero como si le quiere comprar a su hijo el Palacio de Invierno de San Petesburgo.

Chess dijo...

Sí, en eso estoy de acuerdo, como si se la da por una pirámide.

Sólo me pregunto de donde saca los dos millones de euros para esa casa. Tal vez eso para un funcionario público sea calderilla. xD

Admin Carmen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmen dijo...

Yo todavía estoy intentando calmarme al respecto de la Catedral del Córdoba. Vivo aquí y convivir con la estupidez día a día se me hace demasiado cuesta arriba.
Me estoy pensando seriamente si entrar en la Catedral y comulgar bajo el rito arriano, al fin y al cabo, antes de que llegaran los árabes, era una iglesia visigoda; si bien, casi prefiero un ritual romano a la diosa Vesta, que para eso estuvieron antes... o tal vez un sacrificio neolítico... o tal vez la exaltación de una religión oscura de los tiempos de los cromañones... ¡ah no! ¡si eso fue esta semana santa!

En fin, yo también debo tomarme las cosas con paciencia y créeme que lo hago muy bien.

samuel dijo...

No van a parar hasta rezar alli, y menos siendo el pais donde se ha parido lo de la Alianza de Civilizaciones, y donde ahora eso de los desalojos con policia y todo, a los del talante y el dialogo les queda feo en los periodicos. Acabaran cediendo, vendiendo un maravilloso encuentro de culturas o algo por el estilo.

Chess dijo...

Tenéis razón con lo de la catedral de Córdoba: no van a parar hasta conseguirlo, porque en vez de encontrarse con alguien bien plantado mandándoles de una patada en el culo al otro lado del estrecho, se encuentran con el talante.

Y el talante otra cosa no, pero imponer no impone nada.