domingo, enero 30, 2011

En España no gustan los años.

Llevo bastante tiempo observando el tipo de personas que me atienden en los sitios que frecuento: en el supermercado, en el centro comercial, en las tiendas de teléfonos móviles, etc. En todos estos lugares casi siempre me encuentro con un denominador común: la edad. Rara vez veo a personas mayores de mediana edad de cara al público y sí a gente bastante joven. Una excepción a esta regla es El Corte Inglés, pero me imagino que ese es otro tema a parte.


Luego me hago una serie de preguntas, ¿En qué trabajan esas personas que no veo por ninguna parte? ¿Por qué en casi todas las ofertas de trabajo que miro siempre el perfil demanda personas de 25 a 35 años? ¿Por qué han estado las empresas españolas haciendo prejubilaciones a lo bestia durante estas últimas décadas?

Las respuestas siempre me llevan a lo mismo: en este país hay mucho trabajo precario que los que somos más jóvenes aguantamos sin rechistar pero que tal vez a cierta edad tengamos algo que decir; también, en muchos sitios la falta de políticas de recursos humanos adecuadas haga que el personal con el paso del tiempo se desmotive y, por consiguiente, deje de producir como el recién llegado. Y, por último, creo que en este país no nos gusta la edad ni sabemos apreciar la voz de la experiencia.

Así que como nos toca jubilarnos a los 67 años, que se vayan preparando los funcionarios para lo bueno: van a ser los únicos que van a poder seguir trabajando hasta esa edad. A los demás, ya sabemos lo que nos puede ocurrir, por lo que más nos vale que vayamos contratando un plan de pensiones.

2 comentarios:

J4m3s dijo...

Casí dos meses sin escribir! :S
No lo abandones, "él" no lo haría!
Saludos desde el Oeste de OZ

Chess dijo...

He estado últimamente pachucha, nada grave, y se me han quitado las ganas de escribir.

Pero dejado no está..

Gracias por pasarte por aquí, el tiempo pasa muy deprisa para mí...hacía años que no te veía. :)