miércoles, septiembre 15, 2010

Bye, bye, Spain

Hace unos días recibí en el buzón un panfleto del político de turno recordándome lo majo que había sido y que no me olvidara de él, especialmente cuando después de este verano tan caluroso y asfixiante llegan las elecciones autonómicas. Y mi politico era muy majete él, al fin y cabo, no decía nada que me provocara ardor de estómago.

Aunque sí puedo afirmar que perdí un poco el autocontrol y las nauseas aparecieron cuando hace poco vi esto:

Barcelona, Plaza Cataluña, 11 de septiembre del 2010.

No sé si los catalanes residentes están acostumbrados a caminar por la calle y ver estas imágenes, pero una servidora les puede garantizar que no. Ni mucho menos tener explicarle al guiri japonés de al lado que mucho pancarta pero que necesitan de España para mantener su ritmo de vida.



Las Ramblas, Barcelona, cartel de UPD.

Espero que su verano haya sido lo más gratificante posible para todos ustedes. Por mi parte lo que sí puedo asegurar es que más adecuado que el "bye, bye, Spain", podemos aplicarnos el "bye, bye, tranquilidad": ni los independentistas catalanes, las próximas elecciones, las subidas de impuestas, el aumento del paro (¡hasta en agosto!), la próxima huelga general, así como el continuo suplicio de soportar a ZP, nos va a dar un respiro en el próximo otoño.

Paciencia, mucha paciencia.

2 comentarios:

Señor Ogro. dijo...

Más que paciencia, me temo que nos queda resignación, viendo el percal del PP y su transformación en PPoe.

Resignación a lo que vendrá, pero desde luego no sin luchar ni decir "ya basta".

Chess dijo...

Resignación, tal vez, pero es lo peor que nos puede pasar.

Hasta que no se cambie el sistema electoral con medidas tales como listas abiertas y anular el sistema electora de D'Hondt, nos toca aguantar a siervos y aprovechados en el poder.

Y ese paso les va a costar muchisimo tomarlo tanto a unos como a otros.