domingo, julio 25, 2010

A por ellos... que son pocos y cobardes



"No hay que ceder al chantaje", eso es lo que decía un comentarista de la tertulia radiofónica de RNE una de estas mañanas cuando se hablaba de la supuesta huelga encubierta de los controladores aéreos españoles. Mi carcajada no se hizo esperar, porque bien pensé que ojalá todo el mundo dijera lo mismo cuando los cabestros del metro dejaron a Madrid colapsada, o incluso cuando nos plantaron bombas en el 11M. Ahí nadie tiene que ceder, es culpa de Aguirre o de Aznar.

Obviando esto, el ministro pepiño ha tenido en estas últimas semanas su agosto: primero con los controladores y posteriormente con todas las obras que Fomento ha cancelado. Os puedo decir que han sido más de las que han salido en las noticias ya que tengo amigos que se han vuelto a sus casas. Fomento no las cancela pero no les paga a las contratas, una buena solución.

28/07/2006: Personal de Iberia invaden la pista central del aeropuerto del Prat generando un caos y un grave problema de seguridad. Entonces ZP no aplicó el no ceder al chantaje.

Pero después de todo esto, no he dejado de maravillarme del maquiavelismo del tonto aparente del ministro, que de tonto no tiene un pelo: entra en una guerra abierta frente a los controladores aéreos utilizando algo que la sociedad española no soporta; en tiempos de crisis y de no crisis, escuchar que un tío cobra más de cien millones de pesetas al año nos genera una envidia de narices y sabe que nos vamos a poner de su parte únicamente por rabia contenida. Aunque para ello tenga que inventarse que estos tíos se ponen de huelga:


Si esto no fuera nuestro país, las estrategias de Pepiño serían algo para admirar desde la distancia, pero la lástima es que es el nuestro y que le da igual mentir, tergirversar para echar más leña al fuego y que nuestra frustración se vuelque contra ciertos colectivos. Como diría Loquillo, a por ellos... que son pocos y cobardes.

No hay comentarios: