viernes, noviembre 19, 2010

Harry Potter y las reliquias de la muerte.

Lo dije en el 2009, 2008, 2007, y 2006: soy una friki de Harry Potter ¡no lo puedo evitar!. Así que hoy me voy al cine a ver la séptima parte, y ya es decir, titulada Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Esta vez Warner ha dividido el libro en dos partes para alargar lo máximo posible la gallina de los huevos de oro, la saga terminará definitivamente en junio del 2011.



Me voy a disfrutar como una enana, ya os contaré.


Edición 22/11/2010:

Después del estreno, sólo os puedo decir una cosa: me ha encantado.En esta película han conseguido adaptar la trama del libro de manera excelente y los efectos especiales son bastante espectaculares. Vemos a un Harry adolescente que ya se tiene que enfrentar a lo que muchos adultos jamás harán en su vida; como tiene que dar todo de sí simplemente para conseguir una simple cosa: mantenerse con vida. La recomiendo plenamente.

lunes, noviembre 15, 2010

Dramatizar un poco

Ocurrió en febrero del 2008 en la campaña electoral de las elecciones generales. Tal vez el gobierno de la nación actúa como si los ciudadanos no tengamos memoria, pero lo que es cierto es que de vez en cuando hasta nos acordamos de ciertas pilladas:



"Nos conviene dramatizar un poco porque si no la gente..." esto es lo que dijo ZP cuando se creía que nadie le escuchaba con su amigo Gabilondo. Y como la jugada le salió redonda -  volvió a ganar las elecciones mintiendo que no había crisis, obviando todo el jaleo del 11M, y tras todas las meteduras de pata de su gobierno- se ha dedicado a dramatizar, crispar y escupir bilis de nuevo con motivo de las próximas elecciones  catalanas.

Sin embargo, lo más triste es que los españoles no necesitamos más dramas sino buenas soluciones: los 230.000 embargos de viviendas que ha habido desde el 2007, el aumento del número de atracos y violencia en general, los más de cuatro millones de parados, y la cantidad de personas que están ingresando en la generación Ni-ni volviendo a casa por Navidad, son más que suficientes para que de una puñetera vez nos dejen de tratar como borregos sin conocimientos y que los políticos empiecen a hacer su trabajo. 

No a regalarnos más crispación y demagogia.