domingo, septiembre 26, 2010

Creced y multiplicaos (2ª parte)

Hace muchos años, un amigo y yo discutíamos sobre modelos urbanísticos y el tipo de ciudad en la que nos gustaría vivir. Él exponía que le agobiaba un prototipo como pudieran ser Benidorm y Torrevieja donde sólo se veían bloques enormes de hormigón y te sentías como una hormiga; yo le contestaba que por mucho que el impacto paisajístico fuera intolerable en esos casos, era más sostenible que la ciudad tipo unifamiliar: está comprobado que el consumo de recursos es más elevado en este tipo de vivienda y la densidad de población es mucho menor. En definitiva, ocupan más espacio menos personas.

Y he recordado esta vieja conversación cuando me topé con esto el otro día:



Es un reportaje de fotografías aéreas sobre la expansión urbana en USA. No obstante, no hace falta irse tan lejos para saber que la burbuja inmobiliaria y la conciencia del español de invertir en ladrillo, ha provocado el aumento a lo tonto de muchas ciudades, el gasto más innecesario de recursos que no podemos derrochar , sirva de ejemplo el agua en este país, y que ahora tengamos barrios y urbanizaciones fantasmas.

Y yo lo único que pediría, si es que acaso estoy en posición de socilitar algo, es que hubiese alguna persona en la administración de turno que no tuviera en mente únicamente el símbolo del euro a la hora de expandir las ciudades, sino también que algo bueno deberemos dejar a nuestros hijos.

No sólo calles desiertas llenas de hormigón.


miércoles, septiembre 15, 2010

Bye, bye, Spain

Hace unos días recibí en el buzón un panfleto del político de turno recordándome lo majo que había sido y que no me olvidara de él, especialmente cuando después de este verano tan caluroso y asfixiante llegan las elecciones autonómicas. Y mi politico era muy majete él, al fin y cabo, no decía nada que me provocara ardor de estómago.

Aunque sí puedo afirmar que perdí un poco el autocontrol y las nauseas aparecieron cuando hace poco vi esto:

Barcelona, Plaza Cataluña, 11 de septiembre del 2010.

No sé si los catalanes residentes están acostumbrados a caminar por la calle y ver estas imágenes, pero una servidora les puede garantizar que no. Ni mucho menos tener explicarle al guiri japonés de al lado que mucho pancarta pero que necesitan de España para mantener su ritmo de vida.



Las Ramblas, Barcelona, cartel de UPD.

Espero que su verano haya sido lo más gratificante posible para todos ustedes. Por mi parte lo que sí puedo asegurar es que más adecuado que el "bye, bye, Spain", podemos aplicarnos el "bye, bye, tranquilidad": ni los independentistas catalanes, las próximas elecciones, las subidas de impuestas, el aumento del paro (¡hasta en agosto!), la próxima huelga general, así como el continuo suplicio de soportar a ZP, nos va a dar un respiro en el próximo otoño.

Paciencia, mucha paciencia.