jueves, junio 24, 2010

Algunas derrotas dulces

No sé si ustedes estarán a mediados de julio de vacaciones o sin embargo todavía andarán por aquí, al menos yo no descansaré hasta agosto como me es habitual y podré seguir el debate del estado de la nación que ZP ha fijado en esos días asfixiantes y calurosos. Para que no prestemos atención y sumado al mundial de fútbol se nos vaya de la cabeza que este país está por una pendiente con patines y sin frenos.

Aún así, dentro de esta locura colectiva he encontrado dos hechos de la crónica política nacional que me ha provocado dar saltos de alegría:


Lo que tienen en común estos dos hechos es que todos han salido adelante sin el apoyo del PSOE: en los dos casos ha sido la oposición la que ha sacado para delante esta medida con el apoyo de los grupos minoritarios. Así que, visto lo visto, lo único que me falta para que se cierre el círculo es que de una puñetera vez ZP declare que su gobierno ha sido un fracaso y se vaya por la puerta de atrás.

O, al menos, que siga perdiendo todas las mociones en el senado y el congreso y el resto de grupos pongan un sentido común.