lunes, enero 19, 2009

Gomorra

Tras leer ayer que habían detenido a un jefe de la Camorra napolitana en España, recordé el imprescindible libro de Roberto Saviano, Gomorra, cuya versión cinematográfica llegó a las pantallas hace unos meses. Esta organización mafiosa le ha puesto precio a su cabeza desde que se aventuró a escribirlo y su vida se ha transformado en un infierno en el que no puede prescindir de protección policial. Sabe que, más tarde o más temprano, pueden matarle.

El libro, de forma resumida, nos puede indicar hasta qué calado tiene la Camorra con sólo describir algunos asuntos:

  • Desde 1980, ha causado cuatro mil muertos. Más que ETA, el IRA o las brigadas rojas.
  • Es la dueña y señora de toda Napolés: desde el negocio de recogida de basuras, tráfico de influencias, drogas y de las propias calles. Quien quiere triunfar en Nápoles debe pasar directamente por caja.
  • La alta costura italiana, la que te cobra mil euros por una mísera prenda, baja a Nápoles para hacer una subasta: la mejor oferta será la que realice la colección en la clandestinidad. Al menos no te mienten con el Made in Italy.
  • La basura que recogen no es echada a un vertedero como el resto de Europa. Ha sido enterrada en los campos, en fincas abandonas, viejas canteras, etc. Esto ha provocado un grave problema medioamental, en especial a lo referente a contaminación del agua y de los suelos. Suelos donde pastan las vacas cuya leche produce la mozarella, o dónde se planta toda variedad de verduras y hortalizas.
  • El turista que va a Nápoles lo primero que le advierten es que se guarde joyas, que no se pierda por las calles y que no vaya solo; que se quede cerca de los Carabineri o del ejército con sus metralletas.
Nápoles en la actualidad.

Reflexiono sobre todo esto por dos motivos fundamentales: el primero, es que teniendo este problemón tan cercano geográficamente, la mayoría de los europeos lo desconocen y prefieren seguir haciendo tesis sobre conflictos más alejados como puede ser el de Oriente Medio; el segundo, porque me hace gracia cual es el origen del término camorra o camorrista.

Nápoles, antigua colonia española hasta el siglo XIX, heredó y mantiene varias costumbres nuestras- horas de comer, la personalidad de la "mamma" tan parecida a las madres ibéricas- y también el camorrista. El chulito, el guapo, el español que supervisaba las apuestas callejeras siglos atrás llevándose su porcentaje del tinglado.

Una de nuestras gloriosas herencias, lo que nos hace concluir que otra cosa no, pero dejar nuestra huella, personalidad y corrupción allá por donde hemos pasado se puede considerar como un hecho irrebatible.

jueves, enero 08, 2009

Pesadillas

Desde que ha comenzado el presente año, he tenido dos sueños horribles, estremecedores y horripilantes. Casi como una pesadilla muy vivida. La primera fue con la siguiente imagen:

http://estaticos02.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2009/01/07/1231327642_0.jpg


Una ministra de defensa saltándose el protocolo a la ligera en la Pascua Militar y con un modelo digno de elogio. Demostrando el altísimo respeto a la institución que representa. Después de eso, me concentré en una imagen muy similar pero, al menos, bastante más entrañable.



La segunda pesadilla ha sido hoy, y para mi desgracia estaba bastante despierta. La imagen en cuestión es ésta:

http://estaticos03.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2007/01/26/1169836422_1.jpg

Zapatero en la Moncloa y justo detrás de él la bandera española al lado de la palestina. Cinco millones de euros donados para Abu Mazen, que ya sabemos qué bien serán usados por su gobierno. Recuerden que los palestinos reciben unos quinientos millones de euros anuales de la comunidad internacional. Para rematar la pesadilla, Zapatero afirma que hay que dialogar con Hamas. Como siempre, amigo de ratas terroristas.

Como véis, el dos mil nueve empieza muy fuerte. Con imágenes que nos producirán intranquilidad y desasosiego a raudales, y todavía nos quedan tres años de gobierno socialista que nos garantizará una buena dosis de pesadillas diarias. ¡Qué divertido!.