sábado, noviembre 29, 2008

Premio a la mezquindad.

Dejo en sus manos la elección de la persona ruin, vil, mezquina, con más bajeza moral, canalla o perversa. Los candidatos que a lo largo de la semana han sido elegidos para recibir tal premio son tres. Juzguen ustedes al más mezquino:

Con el número uno, Almudena Grandes, que tal como comentan Godiva y Vorzheva, se permitió regocijarse con el placer de la Madre Maravillas al ser violada por los milicianos del frente popular:
¿Imaginan el goce que sentiría la Madre Maravillas al caer en manos de una patrulla de milicianos jóvenes, armados y -¡mmm!- sudorosos?

En segundo lugar, el eurodiputado Ignacio Guardans de CiU, que después de haberse refugiado durante todo los ataques de Bombay en el consulado - o sea, con su pellejo a salvo -se permitió hacer las siguientes declaraciones.
"Entiendo que ella fue suficientemente prudente para echar a correr, me parece sorprendente que corriese sola. Yo, como presidente de la delegación del Parlamento Europeo, no me iré de Bombay hasta que el último funcionario tenga garantizada su salida".
Y en tercer y último lugar, el magnífico, innombrable y genial Pepiño Blanco, fuente de risas y carcajadas para la mitad de los españoles de este país que ha soltado esta perla hoy en un mitín de Guadalajara:
los socialistas no son partidarios de la máxima del "sálvese quien pueda", eso, dijo el vicesecretario socialista, "se lo dejamos a a Esperanza Aguirre, que salió corriendo (tras el atentado de Bombay) sin preocuparse de lo que le pasaba a los demás".
Sólo añadir que Pepiño estará ahora mismo descansando en las agrestes, bélicas e intranquilas tierras gallegas viendo los tanques pasar por sus calles (modo irónico on)


Yo ya tengo mi voto otorgado ¿y ustedes?


miércoles, noviembre 19, 2008

Paradoja sueca

He estado leyendo en varios sitios que el gobierno sueco piensa prohibir la enseñanza de cualquier religión en las escuelas ya sean privadas o públicas de su territorio. Parece ser que no quieren que se estudie bajo la excusa de que se puede equipar el concepto de ciencia y religión.

Las opiniones diversas no se han hecho esperar, desde los que dicen que Suecia es un país muy liberal y que va siempre muy avanzado, hasta los que condenan tajantemente esta postura. Mi parecer, no obstante, es que creo que el estado no puede inmiscuirse ni influir en las creencias de sus ciudadanos por lo que no debería permitirse que se diera religión en las escuelas públicas. Otro tema totalmente diferente son las privadas, que allá en su suelo deberían poder hacer lo que les dé la gana.



Y que conste que esto lo digo bajo los efectos de una ley del embudo muy cheskiana: el que se dé religión cristiana en las escuelas no me importa en absoluto, pero que ciertas minorías (en la actualidad, no se sabe cómo estarán dentro de diez años) tales como la musulmana fomenten el odio y fanatismo en nuestros propios centros educativos es algo que a priori ya me revuelve el estómago.

Porque no hace falta ser vidente ni adivino para saber que cuando dentro de unos años haya comunidades islámicas bien instaladas, pedirán los mismos derechos que tiene la religión católica en este país; al mismo tiempo serán apoyados y aupados por esa izquierda que por odio al cristianismo es capaz de aprobar cualquier cosa. Y eso es algo, que no va a beneficiar a ninguno de nuestros futuros hijos.

domingo, noviembre 16, 2008

Frivolidades varias.

No puedo evitar escribir mi opinión sobre uno de los temas de los que más se ha hablado últimamente en USA después de las fatídicas elecciones electorales que ganó Obama. El asunto en cuestión no es de carácter político sino una frivolidad más típica y divertida: ¡los vestidos de su mujer!

El primero que despellejaron fue el de la noche electoral al que el 65% de los encuestados en un periódico yanqui calificaron como monstruoso:

http://www.elperiodico.com/vivo/recursos/fotos/foto_323/foto_323357_CAS.jpg


Y el segundo que he visto, en este caso no sé si la prensa ha comentado algo, fue el de la reunión en la Casa Blanca con el matrimonio Bush el cual me pareció no monstruoso sino más bien horripilante.


Un estilo bastante agresivo que le sienta como una patada en el trasero. Y mira que es difícil vestir mal cuando tienes detrás una tarjeta de crédito que puede permitirse pagar muchos dólares por cualquier trapito.

PD : sí, sé que esto es un post marujo total, pero estoy hasta las narices de hablar de la puñetera crisis y del aumento del número de parados en este país. El agujero se ve muy negro y sin fondo.

martes, noviembre 11, 2008

Periodismo libre

Vi hace poco la nueva película de Will Smith, Hancock, cuya trama va de un superhéroe atípico y con unos modales nada recomendables. De la cinta, sin contar que es una comedia muy entretenida para la tarde de un domingo, guardo una escena en mi retina en la que una periodista de la televisión suelta un monólogo - en supuestamente prime time - donde le llama de todo y le pone como la hoja de un perejil. Vamos, que le chimpa cuatro verdades muy bien dichas.




Lo recuerdo precisamente porque pensé que en nuestro país eso sería impensable. En cualquier telediario lo único que vemos son a dos personas que se dedican únicamente y exclusivamente a soltar noticias sin emitir ni una sóla opinión. Para buscar esos juicios, casi siempre te tienes que ir a la radio o a la prensa escrita; justamente la caja tonta, el medio de comunicación más usado por todos, es la que te cuenta que los sindicatos han cortado no sé cuantas calles, por poner un ejemplo, pero se abstiene de condenar ese hecho. Unas noticias políticamente correctas para los tiempos que corren.

Y con este panorama tenemos que aceptar, además, que nuestros políticos nos impongan qué medios de comunicación tenemos que consumir, cuales son los adecuados, y qué contenidos deben tener. Si creen que exagero, para muestra un botón:
Para que exista una democracia no sólo basta que cuando alguien llame a la puerta de la calle a la seis de la mañana se sepa que es el lechero, sino también es indispensable que sus ciudadanos y medios de comunicación puedan expresarse con libertad.

Y si no están de acuerdo conmigo, recuerden a Anna Politkóvskaya acribillada en ese oasis de las libertades llamado Rusia.

lunes, noviembre 03, 2008

Mitos y más mitos: el estatuto de Elgueta


En la madrugada del uno de agosto de 1936, dos hombres se encerraron en un despacho con el fin de elaborar un documento que sería aprobado por la mañana en las Cortes y que tendría vital importancia para la historia española moderna. Indalecio Prieto, socialista, y José Antonio Aguirre , PNV y futuro Lehendakari, corriendo y deprisa, a marchas forzadas, redactaron el estatuto de autonomía del País Vasco.

Al día siguiente, con alrededor de cincuenta diputados, fue aprobado todavía con más celeridad, sin haberse leido previamente ni debatido y firmado por quién no debería haber puesto su rúbrica; de los 473 diputados electos, más de cuatrocientos se encontraban en el exilio, en las cárceles, o en sus frescas tumbas recientemente cavadas por las heridas de la guerra. La mayoría de dos tercios que hubiese necesitado el texto para su aprobación fue un detalle insignificante, que todavía en el día de hoy, se obvia tanto por nacionalistas como no nacionalistas.




José Antonio Aguirre.


Cuarenta años más tarde, en plena transición, se inventó algo denominado nacionalidad histórica, en la que se reconocía ciertos derechos a las autonomías que habían tenido estatuto en la segunda república. Como no era de extrañar, a todo el mundo se olvidó el carácter ilegal de ese texto, firmado por cincuenta individuos deseando salir de la capital con destino a Valencia para salvar su pellejo, y se le concedió al País Vasco ( y a los nacionalistas) todo lo que pidieron por su boca y más. Fue un error nuestro, y únicamente nuestro, dar legalidad o la que era totalmente ilegal; y es equivocación nuestra, convertir todos los mitos en los que se basa el nacionalismo en realidades históricas.

Se puede decir que Aguirre aprovechó la debilidad de la izquierda de la república para salirse con la suya y aprobar un texto fantasmagórico y sorprendente; al igual que, a día de hoy, los mismos nacionalistas siguen aprovechándose de nuestra gran cobardía y continúan intentando arrancarnos la piel a tiras.

Se dice coloquialmente que la historia siempre se repite; en el caso del nacionalismo vasco, no sólo se reproduce constantemente a lo largo del tiempo, sino que nosotros mismos seguimos tropezando con la misma piedra.


Nota de la autora: este texto tiene más de dos años y fue publicado en otro blog donde participaba. Lo republico porque, tras unas circunstancias que no viene al caso contarlas, me ha parecido oportuno rescatarlo. Por desgracia este tema jamás pasa de moda.