sábado, noviembre 18, 2006

Remember the fifth of November

Hace ya algunos meses fui a ver al cine la película V de Vendetta. Reconozco que la cinta me impresionó, tanto por sus críticas al totalitarismo como el llamamiento que hacía a las almas dormidas para que desperteran de una vez, aunque tuviese algunos apuntes políticos relacionados con el momento actual que estaban un poco fuera de lugar; otros compañeros, sin embargo, no la encontraron tan buena como yo.

Debo reconocer que no entendí bien ni el carácter, vestuario, ni pasión del personaje principal por los fuegos artificiales, puesto que el personaje histórico de Guy Fawkes me era totalmente desconocido; cosas de ser residente en Ex-Paña.

Por ello, como sigo con lo expuesto en el camino de baldosas amarillas, os traigo el siguiente texto de un buen amigo que he vuelto a pillar (ya sabéis, donde hay confianza da asco). Al menos, saber, de donde demonios sacaba la careta el personaje enmascarado.

Guy firmaba con el nombre de Guido. Era alto, de pelo rojizo, valiente, según los amigos. Nacido en York, en la Inglaterra de 1570; hijo de protestante, qué ironía. Llegaba al mundo en un tiempo de follones religiosos, plagado de desconfianzas, traiciones y rivalidades; donde si Mary Tudor ya no se dedicaba a quemar protestantes, era porque ya le tocaba el turno a su medio hermana protestante Isabel para enchironar católicos, prohibir misas y ejecutar a adoradores del Papa.

Y Guido pasó su infancia y juventud influido por un católico padrastro y rodeado de las charlas de fingidos protestantes, emocionante culto secreto a la religión prohibida por la que se batió en las guerras españolas y pendoneó por una Europa supersticiosa, judeófoba e hiperactiva donde en aquellos años lo mismo se cargaban al Príncipe de Orange o decapitaban a María Estuardo que descabezaban al conde de Essex o se iba a tomar vientos la Armada Invencible. Y lo que no se cargaba la religión, pues se lo terminaban de ventilar la codicia o la peste. Pero también una Europa apasionante que pintaba obras maestras, revolucionaba las ciencias o las artes, y sustituía las pajas mentales aristotélicas por bellas ecuaciones matemáticas.




Una lluvia torrencial caía sobre Londres cuando coronaban a Jimmy el Protestante -y para colmo escocés- sucesor de Isabel Tudor. No sólo diluvia ese día sobre los tejados de Westminster. Para Fawkes y los rebeldes, el futuro religioso de Inglaterra también se presentaba pasado por agua. Así que reunidos en las inns de las afueras, rodeados de cerveza aguada y actores de las obras de Shakespeare, deciden montárselo ellos mismos para volar el Parlamento y cargarse de una tacada, soberano, Príncipe de Wales, lords, nobles y lo que cayese, para luego montar una revolución e imponer una heredera procatólica, revolución que tampoco iba a costar mucho esfuerzo, porque después de vista la masacre la pirula se iba a montar ella solita. Y aunque parezca mentira, alquilan una casa al lado mismo del Parlamento y de la Casa de los Lords,con un guapo sótano para guardar treinta y seis barriles de pólvora que compran tan ricamente en el barrio de al lado. Así que figúrense qué sorpresa cuando de repente, con lo bien que iba la cosa, zas, un noble llamado Monteagle recibe un aviso, una carta contando que algo muy gordo se trama en torno al monarca inglés.



El noble la pasa el rey, el rey se queda de piedra, y el resto, para echar la pota. Persecución por túneles enmohecidos, antorchas en la oscuridad, detención, tortura, confesiones, juicio al estilo de la época, ejecuciones con mutilación en vida y decapitación para postre en el Old Palace Yard. No se sabe con certeza quién les traicionó, pero cosa rara es que pudiera pasar desapercibido semejante trasiego en las mismas narices del Parlamento, en pleno año 1605.

Cuatro siglos después muchos hablan de Fawkes y de terrorismo católico para decirnos que la cosa del terror ya estaba inventada. Otros, de la mano de la película V de Vendetta, vuelven al heroísmo con tintes dudosos que no podía faltar en los plots históricos. Pero Fawkes no fue ningún héroe, y calculen con qué maquinaria mental funcionaba un tío que había visto ejecutar a no sé cuántos en las plazas del pueblo y se había rajado a tantos otros en el asunto de Flandes; en unos tiempos de Inquisiciones, raros valores y duros honores, magnicidios y torturas, donde la muerte era compañera diaria y la autoridad demostraba cómo las gastaba con los que creían en otro dios, con los asesinos declarados y los asesinos sin declarar.

Y de todas formas, es poco problable que Guy Fawkes, o Robin Catesby, John Grant, Thomas Bates, Thomas Percy, Thom Wintour, Rob Wintour, Bob Keyes, Jack Wright, Christopher Wright, Francis Tresham, Sir Everard Digby, o Ambrose Rookwood y algún otro que se escaqueó del scaffold, dedicaran la vida a poner pepinazos para sembrar el terror y conseguir sus caprichos, y encima sin el apoyo del Papa o de España, la potencia católica del momento.

Hoy 5 de Noviembre se celebra el fracaso del Gunpowder Plot en el Reino Unido y otras zonas del planeta que hoy sufre los ataques de una fe cruel que no piensa por sí sola, sino que sigue instrucciones directas de un dios que se las da de misericordioso. Y ataca en un mundo que evolucionó hacia a la democracia, que renueva los gobiernos cada cuatro años y piensa en los derechos humanos cada dos por tres. Y lo hace precisamente por eso, porque quisiera regresar a aquel lugar en el tiempo donde el terror o el dolor robaban espacio a la libertad.

Remember remember the fifth of November , Gunpowder, treason and plot , I see no reason why gunpowder treason , Should ever be forgot


Escrito por Cruzcampo

15 comentarios:

X dijo...

Excelente Publicación!
Te saludo y espero que sigas asi.
EL proximo 5 de noviembre lo recordaremos todos.

elentir dijo...

Hummmm... me permito discrepar de esta versión que se da de la vida de Guido Fawkes. El 14 de abril escribí una nota histórica sobre él a propósito del estreno de "V de Vendetta" (película que, por cierto, me encanta e incluso he comprado en DVD). Podéis leerla aquí:

http://www.outono.net/elentir/?p=132

Que Guido no era un angelito es bastante obvio. Pero hablar de libertad en referencia a la Inglaterra de la época que él tuvo que vivir, en fin... como que no. En aquella Inglaterra no había libertad religiosa y los católicos eran perseguidos como si fuesen ratas.

En fin, en el artículo de mi blog se aportan datos sobre aquella época, así que no me repetiré aquí.

Freman dijo...

:) Ese era otro de los motivos por los que no me gustaban los avances de la peli, pero no lo dije para no complicar las cosas. Y ahora, con un jesuíta rescatado de las sombras para convertirse en portavoz papal, me temo que proliferarán los Guy Fawkes del siglo XXI.

Bravo por Cruzcampo. Es verdadero "monstruo". Y bravo por Chesk: es una mente que todavía no se ha saciado (todos cerramos las escotillas en algún momento). Estoy seguro de que el mundo mental que vas a construir será mucho más coherente (de eso se trata) que el mío.

Anónimo dijo...

Coño parece que está de moda el tema. A mí como este año me ha tocado seguir muy de cerca tanto el 5 de noviembre, como el pasado Remembrance Day, también escribí algo sobre estos acontecimientos de la Pérfida Albión. Yo no hice un seguimiento tan exhaustivo a Guy Fawkes, la verdad es que un tío al que todos condenaban ahora es un pretexto para divertirse, porque desde tres semanas antes del 5 de noviembre se lo pasan "bomba" tirando fuegos artificiales. Otra cosa que me resulta graciosa a la par que cruel, es que murió descojonado y no de risa precisamente.
Aquí tengo Cositas de los hijos de la Gran Bretaña

Besitos a la anfitriona.

Anónimo dijo...

Lo de hipervinculear no es lo mío definitivamente. Lo de culear, obviamente tampoco.

http://fjlop.blogspot.com/2006/11/llevo-tiempo-sin-narrar-acontecimientos.html

Freman dijo...

Lo que pasó, Albiac, es que lo tecleaste bien todo la primera vez... pero pusiste REF en vez de HREF. Lo miré porque me llamó la atención que saliera con el formato de enlace, pero sin funcionar lo demás.

Chesk dijo...

Gracias, X, me alegra que te haya gustado.

Me he pasado por tu blog, veo que nos escribes desde Argentina ¿no? Por lo que he leido, no está la situación para sonreir...ya nos contarás. :(

Elentir, ¿donde habla Cruz de libertad?

pendoneó por una Europa supersticiosa, judeófoba e hiperactiva donde en aquellos años lo mismo se cargaban al Príncipe de Orange o decapitaban a María Estuardo que descabezaban al conde de Essex o se iba a tomar vientos la Armada Invencible. Y lo que no se cargaba la religión, pues se lo terminaban de ventilar la codicia o la peste

Este párrafo no describe a una europa libre y feliz, más bien todo lo contrario. Había una guerra religiosa en aquella época en UK, y ganaron los no católicos; mucho me temo que si hubieran ganado éstos, también hubiesen cortado los genitales a quién se hubiese cruzado por en medio.

Lo que no entiendo es cómo se puede celebrar algo así cada año...

Freman, yo es que no conocía la historia de este hombre. Si te digo la verdad, creo que voy a tener que volver a verla para coger todo el significado. Me perdí una parte de ella.

Y por cierto te doy la razón en que Cruz es un monstruo, aunque él no lo reconozca, pero no en que tú has echado el pestillo. Sigues queriendo encajar las piezas de todo. :)

Albiac, de tu crónica, me he reido mucho con tu amigo andaluz...dile que se pase por algún sitio de la red, que ese humor escasea. xDDDD.

Un abrazo a todos.

cruzcampo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
cruzcampo dijo...

Gracias Chesk, eh...no soy eso que dices, pero encantado de que me invites siempre y de que te gusten los temas. Freman, realmente , el supermonstruo eres tu, pero se agradece de verdad. Y eso, por no decir que toda la gente que aqui comenta es bien solvente. Y gracias a X por su comentario.


Elentir, estoy seguro de que tu version es correcta. Gracias por traernosla y ten paciencia con este pobre principiante.
Aun asi, la Europa que creo haber descrito y el contexto en el que vive Fawkes es una Europa sin libertad, es un mundo bien duro y creo que lo digo casi en cada frase.
Cheers

elentir dijo...

Ok, perdona mi confusión en todo caso, Cruzcampo. Me gusta mucho la historia, pero a veces me puede el idealismo...

Anónimo dijo...

Ey Freman muchísimas gracias, ahora si puedo voy a ser el más ilustrador de los comentadores blogueros, jejeje.

Freman dijo...

De nada, Albiac: el día que no haya troletes en la costa contaré cómo escribir tacos en los foros sin que el software los rechace. No sé cómo sería mi vida sin esa habilidad. ¡Sería un inffffiernnnno!

Cheska: necesito un nombre para el perro que ZP ha abandonado. El can está deseoso de tirar de la manta, de la moqueta y de todo lo que quede al alcance de sus despechadas mandíbulas.

Chesk dijo...

Freman, ¿Te sirve Alí?

Freman dijo...

¿Ali-méntame?

Chesk dijo...

Ten en cuenta que el nombre de un chucho tiene que ser corto, para que lo entienda bien. Por eso lo de Alí. Además, a ZP le va como anillo al dedo; ya sabes, por eso de la Alianza de civilizaciones.