jueves, marzo 09, 2006

Retirar de los escaparates la talla 34 y 36.

Hace días escuché por encima esta noticia en la radio. Con las prisas, el ruido del tráfico, y el estar pendiente de otras cosas, provocaron que no me enterara bien del asunto. Hoy la he encontrado en yahoo:

La consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, abogó hoy por la retirada de los escaparates de los maniquíes con tallas 34 y 36 "en el sentido de que que la primera prenda que se lleven a la mano las jóvenes no sea una talla 34 ó 36, aunque, por supuesto, que puedan existir estos tallajes dentro de los almacenes", concretó.

Consiste en que los socialistas se han sacado de la manga, que las tallas pequeñas no deben estar en los escaparates y que éstas deban estar bien guardaditas en el almacén, para que las mujeres (que no sabemos pensar por nosotras mismas) no nos forcemos mentalmente a tener que utilizar esas tallas tan pequeñas. Tal vez lo que no sepa esta mujer, es que la mayoría de las tiendas tienen en el escaparate una 38-40 cogida con mil alfileres, con sólo asomarse a cualquier escaparate se puede observar. Haced la prueba.

Sin embargo, yo estoy hecha un lio. Ayer comentaban que España se estaba convirtiendo en un país de obesos, y hace pocos días se ocupan de la delgadez de las personas. Sinceramente, una ya empieza a estar harta de que tanto desde el mundo de la moda, hasta desde las esferas gubernamentales, se nos diga a las mujeres cómo hemos de ser, estar o sentirnos cómodas con nosotras mismas. Una medida como ésta, que a priori parece razonable, sólo es otra medida de control estúpida a la que ya estamos todos acostumbrados.

Por mi parte, que la señora consejera se vaya a cada tienda a quitar alfileres de los maniquíes, y que nos deje a las mujeres utilizar la talla que nos dé la gana. Aunque ya sé que pido un imposible, un gobierno como éste nunca permitirá que los ciudadanos seamos auténticamente libres, siempre nos seguirá intentando marcar un camino como borreguitos para que nos adaptemos a sus cánones. Ya sea de belleza, como hasta de valores. En fin, una pena.

4 comentarios:

Militos dijo...

¿Sabes qué pasa, chek? que yo también estoy hecha un lío. Por un lado, desde todos los medios de comunicación, te hablan de que la anorexia está empezando a calar en los adolescente y por otro el gobierno lanza campañas contra la obesidad infantil. Y en los comercios ya empiezan a tener tallas para niños pequeños que no corresponden a las medidas de siempre (te hablo de niños de 8,9 y 10 años que son las edades de mis nietos9. Con una cinturita de avispa que tienes que comprar un tallaje mucho mayor para cada uno y claro luego a meter los bajos. Esto sería lo de menos pero lo que te vuelve loca es que no sabes a qué atenerte. Pasa un poco como con la Constitución española, en algunos de sus artículos que uno parece contradecir a otro. y no digamos nada de la forma en que los del gobierno la aplican. El Derecho a la Vida, por ejemplo y no sienten ningun cargo de conciencia en legalizar y promover el aborto. O el Derecho a una vivienda digna; ¿Cuántas familias pueden acceder a ellas sin hipotecarse para toda la vida. O "Todos los españoles tienen el Derecho y el Deber de defender a España" que también figura en la Constitución y arrestan a un militar por recordar cómo se debe actuar cuando peligra la Unidad de España.
En fin no quiero seguir, pero esto es un contrasentido en todos los campos.
Un abrazo cibernético para tí

Tántalo dijo...

Siempre he tenido la convicción de que toda esta pantomima de las tallas se orquesta en Milán. ¿No es curioso que antes de que la moda española alcanzara un puesto importante en el escenario internacional a nadie le importara la salud de las modelos? A raiz de la rutinaria polémica anual escribí algo sobre el tema. Por si interesara a alguien, aquí les dejo el enlace.
Un cordial saludo.

rakras dijo...

Joder, se hace difícil ser más antiliberal. Pero que coño le importa al gobierno el corte y confección, las peliculas que vea la gente, las zapatillas que lleven o en que idioma quieran hablar.

Da la sensación de vivir en un regimén sin libertades, la verdad.

Chesk dijo...

Hola militos, bienvenida a este pequeño blog.

Lo de las tallas es contradictorio, parece ser que hay una tendencia a que se aumenten los extremos o a mostrarnos que existe un problema. Hay que reconocer que estos temas interesan a la sociedad, y el gobierno de turno no tendrá escrúpulos en utilizarlos. Me parece patético, que el gobierno de turno regule hasta la talla de ropa que debe mostrarse en un escaparate. Cuando pasó lo del tabaco ya decíamos de coña que lo próximo será qué ropa usar. Pues han tardado tres meses.

Tántalo, gracias por el enlace. Había visto algo, me fue muy curioso que atacaran justo a Aghara Ruiz de la Prada y a su marido por el caso de las modelas anoréxicas. No salió otro diseñador español, qué casualidad.

Buenas noches,